El 24 de enero pasado el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal declaró culpable al sargento segundo de carabineros, Cristián Rivera Silva, por los delitos consumados de lesiones graves y vejámenes injustos tras disparar contra el joven mapuche Brandon Hernández Huentecol, quien recibió 100 perdigones en su espalda en diciembre de 2016.

La justicia dictaminó una pena de 3 años y 541 días de libertad vigilada.  Ante esta medida, el abogado de la familia Hernández Huentecol, José Luis Correa, presentó un recurso de nulidad ante la corte de Apelaciones de Temuco para que se realice un nuevo juicio y se condene al sargento Rivera por el delito de homicidio frustrado por usar un arma de fuego letal.

Sobre las penas asignadas, Correa considera que son desproporcionadas, argumentando que por el conocimiento sobre el arma que poseía Rivera y a la distancia en que le disparó a Brandon (menos de un metro desde la boca de la escopeta al cuerpo) “no nos queda más que entender que una persona con esa características no podía menos que representar que su conducta podía generar la muerta de Brandon utilizando un arma letal como sería una escopeta cargada con perdigones de plomo”, explicó a Radio Bío Bío.

José Luis Correa dijo estar esperanzado en que la Corte de Apelaciones entienda su argumento y pueda anular el juicio y la sentencia para que haya una pena mayor contra el sargento segundo Rivera Silva.