El hecho de que las oficinas de cinco diputadas feministas brasileñas estén ocupando el sexto piso del edificio del Congreso Nacional brasileño, algunas de ellas compartiendo paredes, inspiró a una de las parlamentarias a hacer un tuit especial para bautizar el espacio como el “Pasillo Marielle Franco”, en homenaje a la concejala carioca asesinada en marzo de 2018.

Fue Talíria Petrone (ex-colega de Marielle en el concejo municipal de Río de Janeiro) quien sacó la foto y mostrando su oficina, cercana a la de sus colegas Sâmia Bonfim, Áurea Carolina, Fernanda Melchionna y Luiza Erundina. Curiosamente, las cinco diputadas son del mismo partido, el PSOL (Partido Socialismo y Libertad), que también es el partido por el que actuaba Marielle Franco.

“Así será el sexto piso del edificio de la Cámara baja. Somos cuatro oficinas feministas vecinas (el mío, el de Áurea, Sâmia y Fernanda), además de Luiza que comparte el mismo piso. No vinimos aquí para quedarnos calladas. ¡Viva el Pasillo Marielle Franco!”.

Algunas de las salas incluso instalaron en la puerta la señalética de la Calle Marielle Franco, parte de una intervención artística realizada por activistas de derechos humanos en homenaje a la concejala (cambiando los nombres de vías tradicionales de la Ciudad Maravillosa por el de ella), lo que terminó despertando posteriores acciones vandálicas de seguidores del actual presidente Jair Bolsonaro – razón por la cual la señalética se volvió símbolo entre los defensores del legado de Marielle.

En entrevista a medios de Brasilia, la diputada Fernanda Melchionna, otra de las componen el Pasillo, comentó que “los mandatos de las parlamentares do PSOL estarán marcadas por la lucha social, la lucha por justicia para casos como el de Marielle y Anderson Gomes (el chofer de la concejala, asesinado en el mismo atentado), y por los derechos civiles para todos. Nuestro rostro tendrá el color negro de la piel, los colores LGBTI, los colores de las favelas y de las mujeres. Tener a un Pasillo Marielle Franco en el Congreso es una forma de mostrar que las luchas que ella impulsaba seguirán vivas”.