La semana pasada se interpuso un recurso de protección por parte de Luis Mariano Rendón, contra el Ministerio de Defensa y la Armada de Chile, por la persistencia de la estatua que homenajea al ex miembro de la junta militar, José Toribio Merino, en el Museo Naval de Valparaíso.

Este lunes, pasadas las 11 de la mañana, ex presos y presas políticas de la primera zona naval, que fueron víctimas de tortura por funcionarios de la Armada de Chile durante la dictadura, se hicieron parte del recurso ,firmando el patrocinio del caso en la Corte de Apelaciones.

La abogada del caso, Karinna Fernández, en conversación con El Desconcierto, explicó que “justamente, su legitimidad para hacerse parte en el recurso, surge de su calidad de ex prisioneros y prisioneras políticas de la primera zona naval”.

“El hecho de que exista una estatua de quien ordenó su represión, los lesiona en su integridad personal. Estas personas son víctimas de torturas, específicamente, de la Armada de Chile. Todos fueron secuestrados por funcionarios de esa institución y llevados a recintos en la V región. Ese es el origen de la lesión a uno de sus derechos constitucionales que permite dar origen al recurso”, agregó la jurista.

Además, Fernández destacó que “este es un recurso que se hace contra autoridades estatales, tanto al Ministerio de Defensa como la Armada de Chile, en años en que uno espera que ya debiera haber una evolución en términos de derechos humanos”.

“Lo que buscamos con esta acción es justamente que se comprenda por parte de las autoridades judiciales y especialmente de las autoridades estatales, lo que significa la reparación a las víctimas de la dictadura y que no se pueden homenajear a los responsables de delitos de lesa humanidad, que son de carácter permanente”, concluyó la abogada.

“Desmonumentar la dictadura”

El vocero del grupo de ex prisioneras y prisioneros políticos, Nelson Cabrera, explicó a El Desconcierto que “hace seis años, a través de la agrupación Cine Forum, iniciamos lo que llamamos desmonumentar la dictadura y monumentar la memoria. Esto va desde pedir la remoción de la estatua de Merino, hasta cambiar la Constitución del 80′”.

“Para nosotros es un agravio, porque él es el que inició el golpe, es un asesino que se conectó con los civiles para conspirar contra el gobierno de Allende. Además, donde está ubicada la estatua, el Museo Naval, fue un centro de torturas y acopio de presos. Eso no aparece en registros”, agregó Cabrera.

En ese sentido, el ex prisionero también detalló que “para esta acción, vinimos ocho personas. De los cuales hay dos marinos constitucionalistas y antigolpistas presos en agosto del 73′. También gente que estuvo detenida en La Esmeralda, más otros que fueron parte de la resistencia y menores detenidos reconocidos por la Ley Valech”.

Finalmente, concluyó que la no remoción de la estatua de Merino “es una agravio porque si todos estos tipos que propiciaron el golpe estuvieran vivos, estarían presos por delitos de lesa humanidad, por secuestro y tortura”.

Te puede interesar: “Armada defiende decisión de no retirar estatua de José Toribio Merino del museo naval de Valparaíso”