Caso BombasMarcó la pauta de la jornada. Durante la mañana de ayer, el ministro de Defensa Andrés Chadwick apareció dando a conocer la noticia de la detención de dos involucrados del Caso Bombas –Javier Solar y Mónica Caballero- en un ataque explosivo a la Basílica de Zaragoza, en España.

Según La Tercera, fue el mismo ministro del Interior español, Jorge Fernández, quien se puso en contacto con su par chileno para confirmarle la información.

El hecho produjo las reacciones de diversos políticos de la Alianza, quienes criticaron al unísono al sistema judicial y, específicamente, a los jueces chilenos por no haber logrado condenar a los presuntos responsables del caso que se extendió por más de un año.

Uno de los primeros en declarar a los medios fue el ministro Rodrigo Hinzpeter, quien fue intensamente criticado por sus vínculos como ministro del Interior con la Fiscalía, durante el desarrollo del caso.

“La verdad es que he tomado conocimiento de la detención de dos ciudadanos chilenos en España y que han sido vinculados con la colocación de bombas en una basílica. Me alegra y me llena de satisfacción que la justicia y policía española haya logrado identificar a las personas que colocaron un artefacto”, manifestó el ahora ministro de Defensa.

El ex fiscal Alejandro Peña, quien dio conducción al caso, también reaccionó asegurando que le produjo “satisfacción profesional” saber que él y su equipo se encontraban en lo correcto pese “a los resultados” del proceso judicial.

LUCÍA DAMMERT: “EL GOBIERNO MUESTRA SU DESESPERACIÓN”

La socióloga experta en temas de seguridad, crimen y gobernabilidad en Latinoamérica, Lucía Dammert, aseguró que la reacción colectiva de la derecha respecto a la noticia responde a un “slogan de campaña que tiene que ver con la seguridad, ellos están desesperados, han instalado un discurso de recelo respecto a los jueces que no ayuda. La justicia no puede permitir la condena de inocentes sin pruebas necesarias”.

Ante las críticas de la candidata presidencial de la alianza, Evelyn Matthei, quien manifestó que la responsabilidad tras la resolución del caso es de los jueces en Chile son “extremadamente garantistas y muy de ideologías de izquierda”, Dammert fue enfática en señalar que es más preocupante que “en democracia, los fiscales no sean capaces de contar con pruebas que permitan dar viabilidad a una investigación”.

“Hay que revisar el procedimiento utilizado antes de echarle la culpa a los jueces por no aceptar evidencias que no probaban la culpabilidad de los involucrados”, señaló.

USO POLÍTICO Y MAYOR CAUTELA

A las reacciones de Chadwick, Hinzpeter, Peña y Peña se sumó la voz de la jefa del comando de la candidata presidencial Evelyn Matthei, Lily Pérez, quien aseguró que “los jueces chilenos actuaron con una negligencia tremenda, que es de una impunidad total”.

En pocas horas, el ministro Hinzpeter puso en duda, además, la orden dictaminada por la justicia de pagar a los involucrados y carabineros con el fin de reparar los daños del proceso: “¿Vamos a entregarles los 180 millones de pesos para que viajen por el mundo y se vean involucrados en estos casos?”, preguntó.

Al respecto, Tania Tamayo, autora del libro “Caso Bombas. Explosión en la Fiscalía Sur” (2012), manifestó que “estamos a días de las elecciones y evidentemente se le quiere dar un uso político a lo que está sucediendo, pero se debería tener cautela, sobre todo considerando lo que ocurrió acá con el caso y el rol que jugaron las autoridades de gobierno”.

Tamayo recordó, además, que “las instituciones del Estado cometieron profundos errores desde el seguimiento hasta el final de la investigación en su forma de manejar las pruebas y el abuso de testigos de dudosa procedencia”.

Por su parte, el abogado Eduardo Contreras declaró que “le huele mal” la coincidencia entre el hecho ocurrido en España – “en un gobierno de extrema derecha”- y lo sucedido en Chile.

“Ambos hechos no tienen por qué asimilarse, porque ambos países cuentan con figuras penales lógicamente diferentes. Además, para la legislación chilena este caso fue meticulosamente investigado sin encontrar culpables”.

Contreras agregó que “esto revela una extraordinaria ignorancia de las autoridades a la hora de mezclar peras con manzanas. Creo que éste es un nuevo error del gobierno de Piñera y sus autoridades”.