estudiantesPasado de las 10 de la mañana se reunieron en el Museo de la Memoria el conjunto de organizaciones y colectivos que conforman al movimiento estudiantil. El objetivo del encuentro fue comenzar una serie de discusiones respecto a la educación en sus distintos niveles y hacer un diagnóstico del panorama político que enfrentan los estudiantes ante el gobierno de Michelle Bachelet.

La cita estuvo integrada por cerca de 30 representantes y voceros del movimiento e implica el primer paso hacia la búsqueda de participación de todos los sectores en la construcción de la reforma educacional que ya está siendo adelantada desde el poder.

Pese a lo establecido en el penúltimo encuentro de la Confederación de Estudiantes de Chile, la idea no es realizar una contrarreforma ni un proyecto legislativo, sino preparar un diagnóstico colectivo que pueda dar una mirada más concreta desde el mundo estudiantil.

“El objetivo no fue nunca crear una reforma paralela, lo que nosotros pretendemos es plasmar todas nuestras ideas y aspiraciones respecto a la educación que queremos, más que en un documento. El movimiento estudiantil ya se ganó el derecho de decidir en esta materia, por ende lo que vamos a hacer es construir la educación que nosotros nos merecemos”, argumentó Lorenza Soto, vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces).

A la iniciativa, convocada por la Confech, Aces y Cones, se sumaron otras organizaciones del mundo educacional como el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTE), los Estudiantes Endeudados por el Crédito Corfo y la Corporación de Padres y Apoderados (Corpade), entre otros.

Los pilares del debate

Uno de los puntos más interesantes de la reunión fue la diversidad de posturas políticas y visiones consagradas en la participación de las organizaciones, que han decidido dar un paso adelante de sus diferencias para poder establecer acuerdos que permitan disputar las demandas de la futura reforma en conjunto.

takuri tapiaEn tanto, la discusión se estableció en torno a 4 ejes principales: educación inicial, educación general –secundaria y técnico profesional-, educación superior y trabajadores de la educación. En torno a estos puntos, el primer diagnóstico consensuado apuntó a la problemática que sostiene la lógica mercantil en la educación, un rasgo que el movimiento estudiantil espera cortar de raíz de cara a la nueva reforma.

El primer acercamiento entre los diversos actores sentó un precedente, pero según señalan, es necesario profundizar aún más en las demandas principales y señalar cómo van a proyectar el trabajo hacia adelante. Sobre todo, más allá de la movilización que está fijada para el próximo jueves.

Las discusiones, en todo caso, y tal como recordó Naschla Aburman, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica, “no parten de cero”. Al interior del Confech existe un documento guía y la mayor parte de las organizaciones participantes también cuentan con sus propuestas.

En tanto, en el próximo encuentro, que ya está fijado para el lunes 12 de mayo, los estudiantes esperan contar con la presencia de organizaciones que puedan aportar desde el conocimiento técnico, tales como Fundación Sol o Educación 2020.

Estudiantes de universidades privadas: “Hay que estatizar”

marchaUno de los puntos sobre la mesa se centró en una vieja discusión respecto al rol del Estado en la administración de los planteles privados de Educación Superior. Sobre ello se pronunció el Movimiento de Estudiantes de Educación Superior Privada (Mesup) con la propuesta de estatizar, inicialmente, las instituciones en crisis para avanzar, posteriormente, hacia una estatización completa de la educación privada.

“En primera instancia claramente hay que estatizar las universidad en crisis, pero no sólo eso, nosotros creemos que la estatización de la educación debe ser completa porque es la única manera de que el Estado de una vez se ponga los pantalones en cuanto a educación”, señaló la vocera de Mesup, Ivette Martínez.

Desde la perspectiva de Martínez, lo que el movimiento estudiantil pide en las calles es el fin de la intervención del mercado en la educación, por ende, “que ya no exista la propiedad privada” en dicha área. Para solucionar eso, sostiene, la única salida que garantiza una solución definitiva es la estatización.

De cara a la movilización de este jueves, cuyo recorrido comenzará a las 10 AM en Plaza Italia y terminará en Parque Almagro, la intención de los estudiantes es dar una señal clara respecto a la autonomía del movimiento. En tanto, otro de los objetivos es levantar a las comunidades educativas “olvidadas” por el gobierno, como los estudiantes de colegios particulares subvencionados, que alcanzan más del 50 por ciento de la matrícula total.

“Esperamos que este jueves salga muchísima gente a las calles demostrando la necesidad de construir un nuevo proyecto educativo en Chile que realmente responda a las necesidades del pueblo de Chile y abandone las lógicas del mercado que se han instalado en nuestra educación”, manifestó Melissa Sepúlveda, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile.