copabrasilBrasil ya parece estar preparado para el mega evento mundial que pronto se desarrollará en sus diversas localidades. Sin embargo, diversas organizaciones defensoras de derechos humanos han mostrado su preocupación por el trato policial que pueden recibir las personas que están decididas a manifestarse durante el Mundial de Fútbol 2014.

Por ello, Amnistía Internacional lanzó una campaña global que exige que las autoridades brasileñas garanticen que las fuerzas de seguridad “jueguen según las reglas” durante las movilizaciones que se esperan en el campeonato.

“Juega limpio, Brasil” es la campaña que invita a todo el mundo a enviar tarjetas amarillas a Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, y al presidente del Congreso, Renan Calheiros, para solicitarles el respeto a los derechos de libertad de expresión y reunión pacífica.

Desde junio de 2013, el país anfitrión del mundial vive manifestaciones que demuestran el descontento de sus habitantes con las deficiencias en la calidad de los servicios públicos y su impacto en la vida de quienes viven en las zonas urbanas. Según denuncian, además, la policía responde a las movilizaciones con uso de fuerza excesivo e innecesario.

“El gobierno brasileño debe garantizar los derechos a la libertad de expresión y a la reunión pacífica para todos durante el Mundial de Fútbol,
que las fuerzas de seguridad tienen un entrenamiento adecuado y que el uso de gas lacrimógeno y balas de goma está debidamente regulado“, señaló Atila Roque, director ejecutivo de Amnistía Internacional Brasil.

La campaña incluye una petición que estará disponible en www.aiyellowcard.org hasta el 2 de junio. Las firmas serán entregadas a las autoridades de Brasil el próximo 5 de junio. “Esta campaña tiene por objeto unir a los/as aficionados/as al fútbol y a quienes están preocupados/as por los derechos humanos en todo el mundo para hacer que salgan a la luz los abusos policiales y la libertad de expresión en Brasil“, concluyó Roque.