sampaoliA comienzos del 2011, Marcelo Bielsa se despidió de Chile en una recordada conferencia de prensa. El entonces DT de la selección nacional renunció apuntando directamente a la responsabilidad de los dirigentes de los clubes del fútbol chileno, dejando una herida en el corazón de los hinchas y el recuerdo de una actitud intachable.

Los fanáticos de La Roja -y los chilenos en general- lo lloraron. “Bielsa, perdónalos, no saben lo que hacen”, fue una de las consignas tras la polémica que dejó viva la duda sobre los movimientos políticos vinculados a la renuncia del rosarino. El rol estratégico de la selección nacional quedó a la deriva y la actuación posterior de su remplazante, Claudio Borghi, sólo contribuyó a profundizar la pena de una hinchada que miró desde la galería cómo el poder se robaba, una vez más, la alegría de la gente.

En ese contexto aparece Jorge Sampaoli Moya. El casildense venía de sellar su impecable paso al mando de la Universidad de Chile con la obtención de cuatro títulos consecutivos y un estilo de juego similar al de Bielsa. Sin embargo, más allá de los resultados en la cancha, la cercanía del técnico al rosarino ha estado marcada por la propia adoración que Sampaoli ha confesado: “A mí me gustan aquellos que proponen tomar riesgo, pensar en el arco contrario, convivir con el ataque sin temor”, señaló.

La rebeldía es uno de los principios que ha marcado las semejanzas entre Bielsa y Sampaoli, quien ha destacado en diversas ocasiones que el técnico rosarino logró darle furia y corazón al jugador chileno: “Me moviliza la rebeldía, cambiar estructuras que no comparto”, manifestó. Así, mezclando la estrategia y el ideario social que supera el límite del juego, el actual DT de la selección chilena ha comenzado a curar las heridas de la hinchada. Aunque no sin reparos.

 

El zurdo amateurSampaoli-Casilda

En sus inicios, Jorge Sampaoli experimentó con el fútbol desde la propia cancha, pasando por algunos clubes locales y formándose como cadete en Newell’s Old Boys, cuando una fractura de tibia y peroné lo alejó definitivamente del juego a los 19 años.

“Él jugaba de carrilero. Zurdo, bien zurdo, porque la derecha la tenía sólo para caminar. Era rápido, encarador, incansable, aguerrido. Daba batalla hasta el último minuto, ninguna pelota la daba por perdida. Tenía un ida y vuelta fenomenal e incentivaba a sus compañeros a hacer lo mismo”, comentó Sergio Abdala, vecino y amigo de la infancia. Años después, al mando del Club Atlético Belgrano de Arequito, hizo noticia cuando se le ocurrió subir a mirar y dar instrucciones desde un árbol, luego de que le prohibieran su ingreso a la cancha.

El rol del técnico en la cancha marcaría el apodo que hasta hoy despierta algunas suspicacias. Si bien, Sampaoli jamás ha declarado públicamente su inclinación política, el apodo de su infancia remite a las otras pasiones del técnico que delatan sus motivaciones sociales.

“Es importantísimo que un deporte tan seguido y visto le de a la gente la posibilidad de una alegría, de un desahogo, sobre todo en una sociedad que está tan castigada”, declaró en una de sus escasas entrevistas. Desde esta postura, y siguiendo el legado bielsista, el técnico ha impreso a su esquema diversos valores apreciados desde mundo de la izquierda.

sampaoliEl valor del juego colectivo es uno de aquellos planteamientos admirados al observar la dinámica de la selección chilena y de la propia Universidad de Chile, que logró posicionarse en la cima de la Sudamericana de 2011. En tal ideario, la pasión por rol de la organización general del equipo en desmedro del éxito de figuras protagónicas puso en evidencia un nuevo esquema, con llamativo aprecio por la potencia del grupo por sobre el desempeño de individualidades. A dichas ideas, se agrega el amor por el amateurismo y la valoración de una identidad rebelde hasta el último segundo de juego.

También hay algo que decir acerca de sus preferencias. El escritor argentino Eduardo Sacheri, guionista de la premiada película El Secreto de sus ojos (2005), es una de las figuras admiradas por Sampaoli –en su paso por la U, el autor debió ser leído por el plantel-, a cuya lista se suma Ernesto Sábado. En tanto, en torno a la música, Los Fabulosos Cadillacs, Andrés Calamaro, Bersuit Vergarabat y Los Callejeros están entre sus favoritos. De hecho, el DT fue visto en un show de éstos últimos, en solidaridad con el vocalista Patricio Fontanet, recluido por lo ocurrido en el incendio de la discoteque Cromañón en 2004.

En Chile, sin embargo, el casildense también acumula un par de episodios que han revelado sus opiniones más allá del balompié. La primera, ocurrió el 2011, cuando el DT se comunicó con las entonces figuras del movimiento estudiantil, Giorgio Jackson y Camila Vallejo. En la cita, el técnico se mostró interesado por conocer los detalles de la lucha de los estudiantes y les manifestó su apoyo explícito.

El último capítulo ocurrió hace días, justo antes de que La Roja partiera rumbo a Brasil, a disputar la Copa del Mundo, con cita fijada para este viernes.

 


25 camisetas y el spot del Santander

sampaoliestudiantesSecundarios y universitarios han coincidido, en sus últimas reuniones, en el que el movimiento estudiantil enfrentará días difíciles a causa del campeonato futbolístico que se celebrará a partir del 12 de junio. El diagnóstico ha apuntado a que el fervor por la competencia deportiva disipará la atención de la disputa que hoy sostienen los estudiantes en el contexto de la reforma educacional propuesta por Bachelet.

Por ello, los dirigentes del movimiento acordaron que era necesario realizar algún gesto que pudiera vincular la lucha por la educación en torno al entusiasmo futbolístico que despierta el plantel nacional. Así, mediante el contacto de los diputados Jackson y Vallejo, lograron contactar al técnico, quien los recibió en el Complejo Deportivo Juan Pinto Durán.

En la cita participaron dirigentes universitarios y secundarios. En representación de estos últimos, Lorenza Soto, vocera de la Aces, explicó al técnico la preocupación por los efectos de la fiebre mundialera por sobre la disputa de los estudiantes y le entregó 25 camisetas, estampadas con la consiga “Todo Chile con la educación pública”. Durante la instancia, Sampaoli se mostró atento a las palabras de la vocera, señaló que le haría llegar las camisetas a los jugadores del plantel y accedió a una fotografía general con la prenda puesta.

A la vuelta, a ver si me encuentro con un movimiento un poco más fuerte para que sean escuchados”, manifestó el DT en un claro mensaje hacia los estudiantes. El gesto fue apreciado con entusiasmo por los dirigentes y miembros del movimiento, pese a que llega en un momento de crítica colectiva hacia el rol de Sampaoli en la publicidad de un grupo bancario español.

santanderEn efecto, la aparición del casildense en los spot  y afiches del Banco Santander no ha pasado desapercibida por la hinchada, que mira con reprobación el discurso en donde alaba su paso por la millonaria empresa. En las redes sociales, por ejemplo, las bromas y los memes no se han hecho esperar y muchos viudos vuelven a llorar por Marcelo Bielsa y su admirada consecuencia, hoy a kilómetros de Chile.

En un escenario social de mayor valoración por las convicciones y transparencia de las figuras públicas, la última inversión de Sampaoli decepciona y confunde. Sin embargo, aún hay esperanzas. A la espera de algún gesto hacia el movimiento durante la realización del mundial, los estudiantes recuerdan una frase célebre de Sacheri, el amigo del técnico: “Hay quienes sostienen que el fútbol no tiene nada que ver con la vida del hombre, con sus cosas más esenciales. Desconozco cuánto sabe esa gente de la vida. Pero de algo estoy seguro: no saben nada de fútbol”.

Así, parece preciso saber cuanto antes con cuál pie juega hoy Sampaoli.