GAZAA 22 días de iniciados los bombardeos de Israel contra la Franja de Gaza, en represalia por la muerte de tres estudiantes, y a 16 de la ofensiva por tierra, la cifra de muertos en la Franja supera ya las 600 víctimas fatales, entre militantes de Hamas, militares israelíes y civiles palestinos. La peor parte de la operación denominada “Margen Protector” la han sacado los civiles, ya que se estima que más de 400 ciudadanos palestinos han muerto producto de los bombardeos, entre ellos la estremecedora cifra de 69 mujeres y 121 niños, aseguró Unicef. El organismo de Naciones Unidas para la protección de la infancia precisó que ochenta de los infantes asesinados eran menores de 12 años.

La cifra de infantes heridos alcanza, según el organismo, llega a los 904 niños.

Por el lado israelí, las bajas militares ya doblan el total de muertos en su última incursión terrestre contra la porción de territorio palestino, cuando en 2008 la Operación Plomo Fundido dejó once muertos en 11 días de combate.

Algunos organismos internacionales intentan desesperadamente lograr un cese al fuego para terminar con las bajas civiles. La misma Unicef confirmó la cifra de niños muertos en medio de los ataques en la Franja palestina, mientras que el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon se reunió con el primer ministro Benjamin Netanyahu para solicitar el cese al fuego.

Sin embargo, hasta el momento no existe pronunciamiento respecto de llamativas e indignantes declaraciones que han formulado distintos representantes israelíes, como el caso de la diputada Ayelet Shaked, miembro del partido radical Hogar Judío, quien pidió a través de su página de Facebook la muerte de todas la madres palestinas por dar luz a “pequeñas serpientes”.

niña franja gazaEn sus dichos, la parlamentaria afirmó sobre su particular demanda que “tienen que morir y sus casas tienen que ser demolidas. Son nuestros enemigos y nuestras manos deberían estar manchadas de su sangre. Esto se aplica igual a las madres de los terroristas fallecidos”, consigna el portal Actualidad RT.

Sólo el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, salió al paso de estas deleznables palabras. “Una mujer israelí dijo que las madres palestinas también deberían ser asesinados. Y ella es un miembro del parlamento israelí. ¿Cuál es la diferencia entre esta mentalidad y la de Hitler?“, se preguntó.

A lo expresado por la diputada israelí, se sumaron las descarnadas palabras del doctor Mordechai Kedar, académico especializado en literatura árabe, que el lunes dijo casualmente en un programa de radio que “la única cosa que podría disuadir a un terrorista suicida es que sepa, que en caso de ser detectado, su hermana o su madre serían violadas”, según consigna el portal Alternativa News.

Ambas declaraciones ponen en cuestión si es que existe la intención deliberada, y además compartida por sectores civiles judíos, de adoptar estrategias de exterminio en contra los civiles palestinos.

La presunción podría tener total sentido, ya que sería una suerte de política de “ojo por ojo”, ante el combate directo de Hamas. El grupo considerado como terrorista por Israel y gran parte del bloque occidental, no reconoce la existencia del Estado de Israel. De allí la confrontación total y directa para “eliminar” los blancos militares de la organización que controla esa porción del territorio palestino, que abarca unos 360 kilómetros cuadrados, equivalente a la mitad de Santiago.

La amenaza de Hamas a Israel además se traduce en ataques mediante cohetes. Y la administración encabezada por Benjamin Netanyahu, después de confirmada la muerte de tres de sus ciudadanos, tuvo una nueva excusa para llevar a cabo su guerra contra el grupo islámico. Una verdadera política del empate. Aunque tal cosa no exista, ante la evidente desproporción del uso de la fuerza y de las muertes ocasionadas.

 

niñas palestinas gazaAtaques militares directos a familias

Los espantosos casos reportados desde la Franja de Gaza dan cuenta de la muerte de grupos familiares completos. Es el caso de la familia Abu Jame, la cual perdió a veintiséis de sus integrantes, dieciocho de ellos niños.

Otro caso impactó el 16 de julio, cuando un ataque a un grupo de seis niños que jugaba al fútbol en las cercanías de un muelle, dejó a cuatro de ellos muertos y a otro herido de gravedad. Según el relato de testigos citados por agencias internacionales, un primer proyectil de advertencia los hizo correr pero un segundo los alcanzó.

Ambos casos ilustran una situación que no ha pasado inadvertida: la mayoría de las víctimas son civiles y más de la mitad de los heridos que ingresan a las precarias instalaciones de urgencias hospitalarias son niños. Así lo narró una de las enfermeras voluntarias que ha presenciado las consecuencias de la operación “Margen Protector”.

Así las cosas, al parecer los blancos civiles seguirán siendo atacados, incluso los centros de refugiados de Naciones Unidas. Así al menos sucedió este martes.