Tras la iniciativa de los diputados Vlado Mirsosevic (PL) y Giorgio Jackson (RD) para poner fin a los aportes reservados a los candidatos en elecciones parlamentarias y presidencial ha causado una ola de polémica.

El diputado Ernesto Silva de la UDI fue el político que mayor cantidad de aportes reservados recibió en 2013 ($ 268.249.000). En tanto, Felipe Kast (Evópoli) se sindicó como uno de los políticos cuyos ingresos totales para su campaña, el 99% corresponde a aportes reservados.

El académico del Obervatorio Electoral de la Universidad Diego Portales, Kenneth Búnker explica que “La gran mayoría de los aportes reservados hoy vienen desde empresas, que no son personas naturales y en esa línea, yo creo que lo normal en el resto del mundo es que las personas puedan donar y no las empresas, porque ahí se mezclan los intereses de las empresas con los intereses de las personas”.

Aportes Reservado x partido-1

Los aportes pueden ser entregados a un candidato o a un partido. Cuando llegan aportes reservados o anónimos a un partido, éste decide cuanto va a destinar para los distintos candidatos.

Según datos del Servel, el total de aportes en dinero a los partidos políticos en el periodo de elecciones 2013, fue de un poco más de 13 mil millones de pesos. En tanto, el total de aportes reservado y anónimos a los partidos fue de 8 millones de dólares, esta cifra alcanzaría para atender 31.562 tratamientos dentales o 116 ambulancias.

Más allá de los fondos reservados, hoy existe abierta la investigación del caso Penta, en donde habrían financiamiento por fuera de la ley a candidatos y partidos políticos, específicamente de la UDI. Kenneth Búnker aclaró que “El caso Penta no tiene nada que ver con lo que pasa con el Servel y con la transparencia electoral, son dineros que pasan desde los empresarios a candidatos, en su gran mayoría a la UDI y no son reportados como gasto electoral. La ley actual es insuficiente, ya que juntan dinero más allá, de forma extrajudicial”, aseveró.

financiamiento electoral1 copia