Facu Díaz - La TuerkaTan sensibles quedaron los ánimos en el ambiente político europeo tras el atentado yihadista contra Charlie Hebdo y los secuestros posteriores en Francia, que un inocente video humorístico desató una polémica en España que antes de los hechos mencionados difícilmente habría cobrado alguna relevancia. Sucede que Facu Díaz, humorista y director del medio electrónico La Tuerka News fue imputado ante la Audiencia Nacional española por el presunto delito de “humillación a las víctimas del terrorismo”. ¿El motivo? Un sketch en el que Diaz representa a un terrorista encapuchado que anuncia el desarme del Partido Popular (PP).

La demanda fue interpuesta por la denominada Asociación Dignidad y Justicia, entidad que agrupa a víctimas de ETA y de reconocida ideología derechista. El comunicador se defendió argumentando que la parodia no intentaba humillar a nadie y que la querella atentaba contra la libertad de expresión. Díaz, además, aseguró a Público que la reacción contra su sketch tenía una motivación política clara: “Me siento un daño colateral de la campaña contra Pablo Iglesias y Podemos”.

El hecho desató un extendido debate en España, tanto entre los comunicadores por el desafío a la libertad de expresión que significa el ataque al sketch, como entre los políticos por el papel que debe jugar el Estado en la materia. Dirigentes de Podemos y del grupo parlamentario La Izquierda Plural, entre otros, han interpelado al Gobierno para que se pronuncie sobre la legitimidad política y moral de la querella y no se aliente una campaña comunicacional contra la izquierda y, en particular, Podemos.

Más relevancia cobra el pronunciamiento del Gobierno como incoherente se torna la postura del Partido Popular en circunstancias que hace sólo cuatro días el presidente de España y militante del PP, Mariano Rajoy, participó en la multitudinaria marcha parisina contra el terrorismo y por la defensa de la libertad de expresión. Así, en la tierra del Quijote se instala la idea de que, para la derecha, Todos somos Charlie sólo en la medida que los chistes no se dirigen contra ella.

El video: “El PP se disuelve”

El sketch protagonizado por Facu Díaz consiste en la representación de un terrorista que anuncia el desarme del Partido Popular. “La decisión se tomó cuando vimos que esto ya no iba pa’lante y se había acabao. Estábamos haciendo la lista pa’ las municipales y dijimos ¡coño, a ver si estaban todos empapelaos! Y sí, está jodido”, señala el personaje. “No es fácil dejarlo. Además son muchos años, ¿no?, mangoneando, huntando a la gente… Pero había que parar, que poder hacer ¡stop! -continúa Díaz-. Y bueno, hay otros mercados que explorar todavía. Quiero decir: tenemos la trata de blancas, el tráfico de armas, hay muchísimas oportunidades para los entrepeneurs“.