Foto: laotravoz.cl

Foto: Fernando Thumb. Gentileza de laotravoz.cl

Un categórico rechazo expresó la Agrupación de Usuarios de Hospitales Psiquiátricos por la Expresión Radiofónica, “Radio Diferencia”, ante la publicación de un artículo en La Estrella de Valparaíso el pasado 5 de febrero, titulado “¿Qué hacemos con tanto loco suelto que anda por Valpo? y en el que se retrata a diversos personajes que rondan por el plan de la ciudad, algunos calificados como “locos lindos e inofensivos” y otros como “orates” con “conductas peligrosas y preocupantes, incluso delictuales”.

En una declaración pública firmada por Raúl Ariz Abarca, vicepresidente de la organización, criticaron la nota “por promover la discriminación, la estigmatización, el odio y rechazo de la comunidad hacia las personas en situación de discapacidad psíquica” y agregaron que el artículo “está fundado en la total ignorancia y prejuicio”.

El texto critica al periodista responsable por el reportaje, asegurando que mostró “falta de humanidad al burlarse de algunos casos de personas descompesadas que por su pobreza y abandono no reciben la ayuda médica necesaria”, agregando que “no existen en nuestro país políticas públicas que se hagan cargo de este grupo de personas con tan alto grado de vulnerabilidad, debiendo sobrevivir a su suerte”.

“Lo que produce el contenido publicado en este medio es desconfianza y miedo de la población hacia las personas en situación de discapacidad psíquica, aprovechando la relación de poder que significa estar detrás de un medio de comunicación masiva como lo es el diario la Estrella de Valparaíso. No podemos sino advertir un ánimo malintencionado del periodista y los editores de este medio al plantear en un párrafo en dicho artículo que dice ‘son varios los locos que andan sueltos por las calles del puerto’, como si lo ideal fuera que estas personas no ‘anduvieran sueltos’ y tuvieran que estar encerradas en un hospital asilar o bien tras las rejas de una cárcel”, señala la declaración.

Junto con asegurar que el redactor de la nota “desprestigia a la honorable profesión de ‘periodista’ como comunicadores sociales, pues utiliza su profesión para oscuros propósitos reñidos con la ética, pues contribuye a la desinformación de la población”, aseguraron que el artículo “nos afecta enormemente como seres humanos, por el solo hecho de poseer una discapacidad con la cual nacimos, sin otra opción de poder elegir nuestra condición humana”.