Alexis TsiprasEl gobierno griego de Syriza envió a última hora de este lunes un plan de reformas a Bruselas que concreta la drástica reducción de los gastos de todas las reparticiones gubernamentales, tal y como anunció el partido de izquierda antes de las elecciones, según informa ElDiario.es.

La medida busca consolidar la austeridad emprendida hace cinco años sin dañar los salarios o las pensiones. La propuesta ha sido bien recibida por el Eurogrupo, convocado este martes a través de videoconferencia, y además posterga la inmediata alza del salario mínimo, y la condiciona a un diálogo con actores sociales. El plan también paraliza las futuras privatizaciones pero mantiene las que ya están en marcha.

El plan debe ser revisado en profundidad por la Comisión Europea, el BCE y el FMI, y está dividido en cuatro grandes áreas: Políticas Fiscales, Estabilidad Financiera, Políticas para promover el crecimiento y Crisis humanitaria.

Con ello, se mantiene firme el compromiso de Atenas de conservar el equilibrio presupuestario sin afectar a la ciudadanía con la rebaja en las pensiones ni el salario de los funcionarios, y además no se sube el IVA sino otros tributos y se incluyen medidas para combatir la citada “crisis humanitaria”.

Atenas busca además la aprobación  de Bruselas a su “Plan Nacional Contra la Corrupción”, centrado principalmente en el contrabando de tabaco y gasolina, ambos muy comunes en Grecia, además de los bienes de importación.