Gabriel BoricConsultado junto a otros políticos y analistas por el periódico El Mercurio, el diputado de Izquierda Autónoma Gabriel Boric se refirió a las soluciones que se deberían implementar para superar la crisis de legitimidad que aqueja sistema político y al Gobierno de Michelle Bachelet.

Según el diputado por Magallanes, la crisis se debe a que “la política ha sido capturada por los intereses del empresariado. Ha dado la espalda a la ciudadanía, por eso su crisis de representación”. Para Boric “es central esclarecer la verdad y recuperar el control de la sociedad sobre la política, democratizar las grandes decisiones y abrir espacio a los actores sociales en las reformas”.

El parlamentario autonomista y ex presidente de la FECH sostuvo que “necesitamos más universidades públicas impulsando el desarrollo regional, menos subordinación a los negocios de mineras o forestales. Más estudiantes y profesores decidiendo sobre la reforma educacional, menos comisiones de expertos. Más trabajadores defendiendo sus derechos colectivos, menos oídos a la CPC. Menos autoritarismo y más democracia: un nuevo pacto social“.

En una línea opuesta a la de Boric se pronunció el ex ministro DC Genaro Arriagada, quien estimó que “lo que falta es liderazgo, que alguien, idealmente la Presidenta, siente a los actores -todos los partidos- y logre en días un acuerdo transversal. Ese acuerdo debe convencer a la ciudadanía de que se ha aprendido la lección”.

El presidente interino de la UDI, Javier Macaya, sostuvo que “como sociedad tenemos la responsabilidad histórica de enmendar el rumbo” y advirtió que “es necesario actuar con cautela, sin emitir juicios apresurados ni participar en linchamientos públicos que no hacen más que denostar la política y atentar contra nuestra estabilidad democrática”.

Misma alusión a los “linchamientos públicos” hizo el presidente de la DC Ignacio Walker, señalando además que “los medios de comunicación tienen que hacer su parte y desgraciadamente debo decir que muchos han actuado al borde de la irresponsabilidad, disparando de chincol a jote, a la bandada (…) con linchamientos en la plaza pública (…) ahora disparen contra mí”, desafío.

El presidente del PPD, Jaime Quintana, coincidió en interpelar a los medios, indicando que “tener a todo el mundo bajo sospecha puede ocasionar un daño inconmensurable a la imagen país; en ello a los medios de comunicación les cabe un rol muy importante”.

El otrora cuadro histórico de la UDI y hoy cercano colaborador de Sebastián Piñera, Cristián Larroulet, aseguró que “hay que dejar trabajar a las instituciones” y demandó “una señal potente a la ciudadanía de compromiso con esta agenda de probidad y transparencia”. Para el economista, ello se debiera traducir en “consensuar el nombre de un contralor independiente” y “un cambio de gabinete profundo para incorporar a personas que tienen experiencia en problemas complejos y difíciles como los que estamos viviendo”.