Joan Manuel Serrat, el cantautor que en plena dictadura musicalizó a los poetas perseguidos y segados por el franquismo, como Antonio Machado y Miguel Hernández. El que cantó en catalán para provocar al régimen castellanizante, y que luego cantó en castellano para ampliar su voz, con la consiguiente incomprensión de los trovadores más militantes de Cataluña. El joven que pisó Chile a fines de los 60 y que en dictadura se declaró un exiliado más, y que incluso fue expulsado desde al aeropuerto de Pudahuel cuando quiso venir a cantar a un acto de la oposición.

Joan Manuel Serrat cumple 50 años de carrera y se llena de reconocimientos. A la publicación de “Antología Desordenada”, disco doble con antiguas grabaciones y tributos de otros músicos iberoamericanos, se suma la distinción que le hizo la última ceremonia de los premios Grammy al distinguirlo como el “Hombre del Año”.

Aquí diez canciones para escuchar, recordar y celebrar en su regreso a Chile. Una pequeña selección de las muchas que seguramente a usted se le vienen a la cabeza.

 

1- Para la libertad: Poema del vate de Orihuela Miguel Hernández  transformado en himno de las luchas contra las dictaduras de América Latina. En el medio de la feroz represión, resonaban esos versos de que la libertad “hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan en la carne talada”.

2- Mediterráneo: Canción que da nombre a ese disco de diez obras maestras cuyos arreglos estuvieron a cargo de Ricard Miralles. Elegida la “canción del siglo” en una encuesta realizada hace algunos años en España, en un estado nación donde postulantes competentes para tal reconocimiento abundan.

 

3- Tu nombre me sabe a yerba: Canción que, años después confesaría Serrat, está dedicada simultáneamente a una mujer y a la plantita de Dios. Ya sabe con qué maridar la audición en este punto.

 

4- Disculpe el señor: Canción del disco Utopía que se publicó justo después de la caída del Muro y de los socialismos reales. La deja boteando para siempre cuando le dice al patrón, refiriéndose a los pobres, que “ellos no se han enterao que Carlos Marx está muerto y enterrao”.

 

5- Bienaventurados: Plegaria laica que da título al disco homónimo de 1987. Deja, entre muchas frases, una para mirarse al espejo: “Dios echó al hombre del Edén por confundir lo que está bien con lo que le conviene”.

 

6- Hoy puede ser un gran día: Cuantas mañanas condenadas al enredo se han salvado con esta canción. De efectos más poderosos que el antidepresivo en oferta de la farmacia de la esquina.

 

7- Cantares: Pelea con Mediterráneo el lugar de ser la canción más reproducida de Serrat. Arte poética de Antonio Machado convertida en canción. Abre la puerta al primer disco del catalán en castellano: Dedicado a Antonio Machado, poeta (1968).

 

8- La saeta: Otro breve poema de Machado. Puede buscar también la versión a dúo con Camarón de la Isla. Memorable.

 

9- Lucía: Canción dedicada a su romance clandestino con la actriz Lucía Bosé, esposa del célebre torero Dominguín y madre de Miguel Bosé. El conocimiento público del affaire fue comidillo en la España de los 60. Y la nostalgia que quedó se convirtió en esta canción.

 

10- Fiesta: Canción con la que terminó el disco donde aparece, y con la que terminan también antologías y concierto. Cerramos con ella también esta selección. Por un rato se olvidó que cada uno es cada cual.