En cadena nacional, la presidenta Bachelet anunció que el próximo mes de septiembre se iniciará el proceso constituyente para una nueva carta fundamental a través de debates, consultas y cabildos, sin adherir a la modalidad de una asamblea constituyente, como ha sido demandado por organizaciones políticas y sociales.

“El país ha conocido irregularidades, corrupción y faltas a la ética que afectan a la política y a los negocios. Eso es grave, porque deteriora nuestra democracia y crea abusos, privilegios y desigualdad. Los chilenos y chilenas están molestos“, fue una de las frases con que la mandataria intentó marcar el sello de su discurso, donde dio a conocer las medidas que implementará, tras recibir el informe del Consejo Asesor contra la Corrupción.

“Debemos actuar con liderazgo y no quedarnos en lamentos”, afirmó.

La Mandataria recalcó que “a fines de la próxima semana entregaremos el plan completo”, pensando en cómo “vamos a actuar sobre la actividad política y de los partidos”.

Las medidas

La Mandataria destacó que el informe de la Comisión Engel “contiene diversas propuestas para luchar en forma eficaz contra los conflictos de interés, el tráfico de influencias y la corrupción”.

Bachelet que “son medidas severas, y algunos querrán resistirlas para que las cosas queden igual. Pero mi principio es claro: la democracia y la política son de todos y no podemos tolerar que sean capturadas por el poder del dinero” y en ese sentido agregó que “esta será una de las reformas que marcará el legado de mi Gobierno y la voy a conducir personalmente, con toda mi energía y sin temor de ningún tipo. Porque sé que no habrá desarrollo, democracia, paz social, si no reconstruimos la confianza en nuestra vida pública”.

Entre las propuestas destacan que se eliminarán los aportes reservados y las empresas no podrán entregar recursos de ningún tipo. Será, por lo tanto, el Estado el que financie el funcionamiento de los partidos.

También anunció el fortalecimiento del Servel. La idea es que esta entidad y el Tricel sean autónomos “y tengan reales capacidades de fiscalización y sanción para hacer respetar la ley”. Para estos efectos, se dará autonomía constitucional al Servel.

En materia de época electoral, la presidenta indicó que “reduciremos el gasto y sólo podrá hacerse propaganda en zonas delimitadas”.

También se contemplará la pérdida del escaño. Bachelet reiteró que “todos aquellos representantes elegidos que vulneren la confianza pública, no nos podrán representar en los cargos de elección popular y perderán sus escaños”.