5-huelga

Luego de intensas negociaciones entre el Ejecutivo y representantes a nivel nacional de los 117 ex presos políticos en huelga de hambre, finalmente las partes llegaron a un acuerdo que podría poner fin a medida de presión este lunes.

Las demandas de los ex prisioneros políticos de la dictadura buscaban incrementar la pensiones entregadas a las personas afectadas, ya que corresponden a montos menores al sueldo mínimo. Parte de ese reclamo buscaba homologar las pensiones entregadas a las persona que figuran en lo listados oficiales de las comisiones Valech y Rettig.

Durante la semana, el influyente intelectual Noam Chomsky había enviado una carta dirigida a la presidenta Michelle Bachelet a favor de las demandas de los huelguistas y tras 36 horas de negociación, este sábado se alcanzó un acuerdo entre las partes consistente en conformar una mesa tripartita.

Lea también: Los ex prisioneros políticos que la democracia olvidó: “Estamos siendo torturados otra vez”

Según informa La Tercera, el anuncio lo hizo el  vocero de los huelguistas a nivel nacional y presidente regional de la Agrupación de Presos Políticos de la Sexta Región, David Quintana, quien informó que las instancia estará presidida por el obispo de Rancagua, Alejandro Goic.

También participarán en ella representantes de los ministerios del Interior y Hacienda, además de la directora del Instituto de Derechos Humanos (INDH), Lorena Frías.

La instancia comenzará a funcionar a fine de mayo y revisará el incremento de las indemnizaciones para los ex presos políticos, en línea con una homologación entre las pensiones que reciben quienes sufrieron la prisión política durante la dictadura.

El acuerdo se logró en la reunión que sostuvieron los dirigentes con Patricia Silva, de la subsecretaría de la Presidencia y Francisco Ugaz, encargado de Derechos Humanos del Interior.

El acuerdo será firmado este lunes, con lo que los 16 huelguistas de Rancagua abandonarán la sala del sagrario ubicada al costado de la Catedral, y se espera que a las 14:30 horas se den a conocer los detalles en una conferencia de prensa.

En tanto, los huelguistas mantendrán la medida de presión hasta no oficializar el acuerdo.