cristian warner meo23 son las facturas para la empresa SQM Salar que ponen a Warner Producciones como la segunda firma que recibió más dinero a través de servicios injustificados desde la filial de la empresa de Ponce Lerou, el yerno de Pinochet. Sólo la supera la firma de Giorgio Martelli, el recaudador de la última campaña de Michelle Bachelet.

La sociedad es propiedad de Cristian Warner, periodista y cercano colaborador en materias logísticas y administrativas de Marco Enríquez-Ominami en su campaña presidencial de 2013.

La información, consigna El Mercurio, procede de la rectificación que hizo Salar ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) en el marco de la investigación de la Fiscalía por presunto financiamiento irregular de campañas políticas.

La suma de dinero recibida por Warner Producciones desde Salar SQM asciende a los $200 millones, situándose sólo por detrás de la cifra recibida por Asesorías y Negocios, de Martelli.

Según El Mercurio, Warner no sólo “prestó servicios” a la campaña de presidencial de MEO, como el candidato rpesidencial reconoció en abril pasado, sino que jugaba un rol clave en la campaña e incluso compartía oficina con el candidato presidencial del PRO.

Warner ocupó el cargo de secretario general del partido de MEO, al que renunció en 2012, pero para el que siguió colaborando como recaudador de dinero. En 2013 prestó servicios a la campaña presidencial de Enríquez-Ominami a través de Cono Sur Research, de la que también es socio Sergio Novoa, que habría sido administrador electoral del PRO en 2012. El decano informa que Novoa incluso habría emitido un correo a otro miembro del partido con el mensaje “mañana genero otras lucas”.