Andrés AllamandEl senador de RN Andrés Allamand está convencido de que a la derecha le puede ir bien en las próximas elecciones, siempre que se unifique en una sola plataforma o partido. Así lo afirmó en entrevista con la revista Qué Pasa, oportunidad en la que también realizó un lapidario diagnóstico del estado actual de su coalición.

A su juicio, la principal justificación para conformar una sola organización de la derecha son los cambios en el sistema electoral. “El sistema binominal promovía dos fuerzas principales y, al interior de éstas, dos partidos principales. La lógica del sistema proporcional es muy distinta: paradojalmente, por inducir a la fragmentación, premia la cohesión”, afirmó.

Por otra parte, Allamand asegura que “las actuales identidades de los partidos de la centroderecha están muy deterioradas y su imagen como Alianza, por los suelos”. El futuro de la derecha pasa por “la capacidad por atraer a nuevas personas y hoy nadie puede entrar directamente, sino sólo a través de los partidos. Por todo esto creo que si no se reagrupa ahora, la centroderecha va al despeñadero. Es más, sin unidad, nuestra derrota será peor que en el 2013”.

Allamand también postuló que su sector debía darse y recuperar “contenidos”, como el de “establecer una muralla china con los conflictos de interés. (…) La derecha tiene que cortar con el financiamiento proveniente de grupos económicos y estar a favor –y así lo he planteado desde hace 21 años– del financiamiento público de la política”.

El senador también criticó la distancia existente entre los partidos y los intelectuales de la derecha, problema que también cree se podría superar con un partido amplio pero único. Desde los ’60, plantea, “se produjo un divorcio entre la acción política de la derecha y sus intelectuales”.

Consultado por la razón de esta distancia, Allamand sostuvo que “en la centroderecha no hay una correa transportadora de ida y vuelta entre el mundo de las ideas y el mundo de la política. Si uno revisa los columnistas de cualquier diario advierte que los de centroizquierda –sin excepción– militan y ayudan a sus partidos; los nuestros son todos “independientes” y muchas veces se ensañan con ácidas críticas hacia la propia centroderecha”.

El ex ministro de Defensa de Piñera aseguró que la derecha no ha podido salir de la crisis en la que se sumió desde 2013, cuando siendo gobierno perdieron un millón y medio de votos. “Estamos en el peor de los mundos. Como Alianza no existimos. No somos una coalición, no somos una federación, no estamos trabajando con eficacia para tener una plataforma que pueda ser la base de un nuevo partido. Ni siquiera tenemos un vocero común. Y estamos atrapados en algo que yo llamo una inercia suicida. Todos los dirigentes, partiendo por los presidentes de los partidos saben que no podemos seguir así y están bien inspirados, pero persiste un bloqueo paralizante”.

Sobre las próximas elecciones presidenciales, Allamand cree que se juegan en las municipales de 2016, de allí la urgencia de conformar un espacio único de la derecha. “Mi idea es un partido único, pero perfectamente puede haber etapas intermedias, podemos tener una coalición, una federación, pero hay poco tiempo para hacerlo, porque tenemos sobre nosotros la espada de Damocles de la reinscripción”, señaló.

Según el senador, en los próximos comicios se verán las caras al menos cuatro candidatos: uno por la derecha, otro por la Nueva Mayoría, Andrés Velasco y MEO. Pero precisó: “Si Enríquez-Ominami compite dentro de la Nueva  Mayoría, la política de alianzas de la centroderecha tiene que ser aún más amplia y debe necesariamente incluir a la DC en la segunda vuelta”.