aborto-chileA principios de este año, y como parte de los compromisos adquiridos por el Gobierno durante la campaña presidencial, el Ejecutivo envió al Parlamento su propuesta para despenalizar el aborto en tres causales: peligro de vida de la madre, inviabilidad del feto y violación.

La iniciativa ha enfrentado un largo proceso de discusión parlamentaria, tensionada por la negativa de los sectores más conservadores -incluso dentro de la Nueva Mayoría-, especialmente de quienes debaten la idea de que una mujer embarazada producto de una violación tenga la posibilidad de poner fin a su embarazo.

Durante este martes, a las 17 horas, las mujeres chilenas podrán recuperar uno de sus derechos perdidos en dictadura. Sin embargo, las organizaciones feministas han denunciado que aún queda mucho por hacer en el largo camino por la consagración del derecho a decidir de las mujeres.

pinocho triunfoUN DERECHO PERDIDO A LA FUERZA

Los datos son elocuentes: Chile es uno de los 9 países del mundo donde cualquier tipo de aborto está prohibido. Sin embargo, no siempre fue así: hasta 1989, el aborto terapéutico era un derecho para las mujeres chilenas, pero fue la dictadura militar la encargada de poner fin a dicho ejercicio. 

José Toribio Merino, miembro de la Junta Militar, introdujo en 1988 una moción que sustituyó el artículo 119 del Código Sanitario, indicando que “no podrá ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea provocar un aborto” (Ley 18.826). Jaime Guzmán, uno de los ideólogos de la nueva Constitución forjada en dictadura, es recordado por haber asegurado que “la mujer está siempre obligada a tener el hijo, en toda circunstancia, como parte de la cruz que Dios pueda colocar al ser humano. La madre debe tener al hijo aunque este salga anormal, aunque no lo haya deseado, aunque sea producto de una violación o, aunque de tenerlo, esto derive su muerte.” Desde entonces, por más de 25 años, la legislación se ha mantenido intacta, sin ninguna modificación a favor de los derechos de las mujeres hasta ahora.

LA REALIDAD DE LOS ABORTOS CLANDESTINOS

aborto-chile (1)La propuesta de la Nueva Mayoría tiene falencias y no ha logrado convencer a los sectores feministas, que desde hace años abogan por el aborto libre. Los argumentos a favor apuntan a que, pese a encontrarse prohibido, cientos de chilenas acuden a esta práctica sorteando el peligro de morir o ir a la cárcel. Según estimaciones del Ministerio de Salud, en 2013 hubo más de 17 mil abortos clandestinos en Chile, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calculado que cada año se producen cerca de 22 millones de aborto inseguros en todo el mundo.

El proyecto que se votará hoy así lo reconoce: “Los hechos han demostrado que la prohibición absoluta y la criminalización de toda forma de interrupción del embarazo, no han impedido ni impiden su práctica en condiciones de riesgo para la vida y salud de las mujeres, y, por el contrario, se traducen en una vulneración de sus derechos. Esto representa un problema social del cual debe hacerse cargo cabalmente el Estado”.

EL ROL DE LA MORAL CRISTIANA

alvearLos principales obstáculos para la despenalización del aborto terapéutico han surgido desde los sectores más conservadores: la Iglesia Católica y la Democracia Cristiana. Pese a formar parte de la Nueva Mayoría y de haber asumido el programa planteado por Bachelet, la DC ha mostrado discrepancias con el proyecto e incluso solicitó la postergación del debate durante el mes pasado.

Con un total de 21 diputados, la DC es la bancada oficialista más grande de la Cámara, por lo que su rol dentro del debate jugará un rol relevante. Hasta el momento, la principal piedra de tope es la causal de violación, que genera rechazo en la mayoría de los parlamentarios de la falange. De hecho, la ex senadora Soledad Alvear y su esposo, Gutenberg Martínez han liderado las presiones al consejo de la DC para exigir los votos en contra de su partido.

“No están asegurados todos los votos de la DC para apoyar la despenalización del aborto. Por eso advierto a tiempo que no todos los diputados de la DC van a estar votando a favor de las tres causales, que nadie se lleve sorpresas después”, aseguró hace unas semanas el diputado Matías Walker.

aborto-622x600La iglesia, en tanto, hizo un llamado a los parlamentarios cristianos a votar en contra de la iniciativa, especialmente “a quienes ayer promovían junto a la Iglesia la defensa de la vida y dignidad de los perseguidos políticos, a ser consecuentes pues el respeto a la vida debe mantenerse en toda circunstancia”.

Además, durante el fin de semana, El Mercurio publicó un inserto pagado donde se reforzó la convocatoria a rechazar la propuesta: “A los legisladores cristianos, les recordamos con fuerza su irrenunciable e inexcusable deber de promover leyes justas y de no colaborar con una ley de aborto, de suyo injusta e innecesaria en nuestro país”.

En tanto, el diputado socialista Juan Luis Castro denunció presiones indebidas desde la Iglesia Católica: “A mi juicio estas autoridades han sobrepasado los limites haciendo amenazas veladas a los diputados, sobre todo a los de la Democracia Cristiana, Gabriel Silber y Víctor Torres. Esta es una acción impropia y emplazamos a la Conferencia Episcopal a pronunciarse y tomar medidas concretas contra estos obispos”.

¿QUIENES VOTARÁN EN CONTRA?

dcSegún consignó La Tercera, tras una entrevista a 19 de los 21 parlamentarios de la DC, un total de 12 legisladores aseguraron estar en contra del proyecto o con dudas que los inclinarían a rechazarlo. Entre estos, suenan los nombres de los diputados Espejo, Morano, Walker, Chahín, Flores, Rincón, Chávez, Ortíz, Sabag, Lorenzini, Pilowsky y Venegas.

En tanto, las bancadas de Renovación Nacional y la UDI ya anunciaron sus votos en contra del proyecto, mientras que el diputado de RN e integrante de la Comisión de Salud de la Cámara, Nicolás Monckeberg, emplazó a los parlamentarios de la DC a rechazar el proyecto.

“Un partido que en su declaración de principios se declara humanista cristiano, debe actuar en consecuencia y eso significa, en primer lugar, defender el derecho a la vida y rechazar el aborto”, recalcó Monckeberg.

Entre los votos aún inciertos se considera a los parlamentarios independientes, que en su mayoría han manifestado apoyo a la despenalización del aborto. Amplitud, en tanto, ha manifestado su apoyo a la iniciativa, mientras se espera que el resto de los diputados que integran la Nueva Mayoría apoyen el proyecto.

Por ahora, en su votación en la Comisión de Salud, se espera que la iniciativa sea aprobada con 8 votos a favor y 5 en contra. Así lo anunció Juan Luis Castro (PS), quien preside la Comisión de Salud de la Cámara, y aseguró que los votos para despachar la iniciativa en general están acordados.

abortoABORTO LIBRE: LA DEMANDA FINAL

Las organizaciones feministas han sido enfáticas en señalar que el actual proyecto de aborto sólo cubre un 3% del total de abortos clandestinos que se realizan en Chile, por lo que es necesario avanzar a una legislación que consagre la autonomía de las mujeres y sus derechos sexuales y reproductivos.

“Todas las causales por las cuales las mujeres abortan tienen que ver con la violencia de género, que es consustancial con el sistema heteropatriarcal, conservador y neoliberal. Todo hace que las violencias se justifiquen, que se naturalicen”, afirmó la especialista en género y salud pública Marisa Matamala, miembro de la Articulación Feminista por el Derecho a Decidir.

Para las feministas, la despenalización del aborto en tres causales será sólo el punto de partida de una larga lucha por el aborto libre, que garantice el acceso a un procedimiento de calidad y seguro que ponga fin a los abortos clandestinos.