Foto: Twitter

Foto: Twitter

Un terremoto de 8,4 grados escala richter estremeció este miércoles a la regiones centrales del país cuyo epicentro fue a unos 55 kilómetros de Illapel y a 12,5 kilómetros de profundidad, según las mediciones del Servicio de Geológico de Estados Unidos, USGS.

El movimiento telúrico y las más de 20 réplicas de entre 7,0 y 4,8 grados, han dejado diez muertos, un desaparecido, cerca de 100 mil habitantes sin luz en la IV Región y más de 400 personas albergadas. El ministro del Interior, Jorge Burgos, decretó este jueves el estado de catástrofe para las zonas afectadas.

El alcalde de Coquimbo, Cristián Galleguillos, señaló que en la ciudad se registraron olas de más de cinco metros que han llegado hasta el centro de la ciudad y que no hay suministro eléctrico. “Tenemos cortes en la Ruta 5 por el agua que ha llegado hasta ese lugar”, indicó.

La Oficina Nacional de Emergencia, ONEMI, en primer instancia decretó alerta de tsunami en toda la costa del pacífico, medida que fue levantada horas después. Asimismo se levantó la alerta roja, declarando la alerta amarilla en todas las regiones del país excepto Atacama y Coquimbo.

La presidenta Michelle Bachelet comunicó este jueves la inclusión de Coquimbo como zona de catástrofe, pero descartó declarar el estado de excepción constitucional.

El temblor principal duró más de un minuto y afectó a gran parte del país y sintió en varias ciudades argentinas, según destacaron medios trasandinos. La presidenta Bachelet, quien se dirige a La Serena, suspendió las actividades festivas del Gobierno por fiestas patrias y puso en duda su participación en el Te Deum y la Parada Militar, señalando que sólo irá “si se dan las posibilidades”.