TPP NO FIRME

Se acerca el día en que Chile decida si firmar o no el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés). Impulsado por Estados Unidos, este ambicioso tratado de libre comercio se negocia desde 2010 con diez países que en conjunto suponen un mercado de más de 650 millones de personas.

A pesar de que goza de secreto ante la ciudadanía y la mayoría de las autoridades, como el Congreso, se conoce el contenido de cuatro de los treinta capítulos por filtraciones de Wikileaks.

Rodrigo Irarrázaval, doctor y miembro de Médicos Sin Marca, leyó atentamente los capítulos y concluyó, al igual que otros colegas, que el tratado amenaza con bloquear la entrada de medicamentos genéricos en Chile.

Los medicamentos genéricos son los que lanzan, a un precio considerablemente menor, laboratorios alterativos en base a la fórmula que inventa otro laboratorio. El laboratorio original goza del monopolio de la venta de su invento por cierta cantidad de años dependiendo del país. Desde que Chile firmó el tratado de libre comercio Nafta, en 2010, ese período es de cinco años. El TPP supondría un aumento a doce años.

“Estado Unidos es sede de los principales laboratorios farmacéuticos, a ellos les interesa mucho proteger sus productos en los países subdesarrollados. Por ejemplo en India no se respeta ninguna patente y producen medicamentos genéricos a destajo. Con esto quieren obligar a todos los países del tratado a cambiar su legislación y aumenten a 12 años”, explica Irarrázaval.

El médico da un ejemplo del impacto que esto tendría en la población. Hace poco salió al mercado un nuevo medicamento para tratar la Hepatitis C. Su efectividad pasó de 30% a 99% y sus efectos secundarios bajaron a un 1%. “Es el medicamento perfecto”, dice el médico. Pero el tratamiento cuesta 60 millones de pesos.

“Pagar eso por cada paciente, no importa que pague un privado o el Estado, es carísimo. Ahora tendremos que esperar 12 años para que entre un medicamento similar al mercado”, afirma Rodrigo Irarrázaval. El problema no es solo el precio sino el riesgo que este conlleva: “Imagínate lo dramático que es para una persona enferma que no tiene acceso a los medicamentos, con esta ley tiene que esperar doce años para tratarse”.

Hay dos puntos más que atentarían con la venta de remedios genéricos. Actualmente los laboratorios están obligados a registrar su investigación frente a las instituciones reguladoras, como por ejemplo la FDA. En Chile, según explica el médico, el sistema es más laxo. El TPP, a través de la protección de datos, pretende volverlo más rígido, lo que implica que a los laboratorios alternativos les costará más acceder a las fórmulas para producir medicamentos de menor precio.

También afectaría la transparencia de la información al paciente. “Hay muchos medicamentos que salen al mercado con estudios de efectividad que los laboratorios ofrecen y que en realidad son menos efectivos de lo que dicen”, afirma Irarrázaval.

Esta es sólo una de las razones por las que Médicos sin Marca, junto a otras organizaciones ciudadanas, se concentraron hoy frente a la Moneda para manifestar su rechazo al TPP. “Bachelet Está recibiendo mucha presión de parte de EEUU para firmar. La idea es decir que su jefe no es EEUU, no es Obama, ella está gobernando para Chile y si el tratado no trae beneficios para nuestra población, que no lo firme”, concluye el médico de la ONG.