Un registro que provocó indignación. Luego que se difundió un video de una patrulla en el que se ve a un policía blanco disparándole 16 veces a un adolescente negro, cientos de manifestantes se reunieron a las afueras de la sede del Departamento de Policía de Chicago.

Durante la noche de ayer martes, los policías realizaron una fila frente al cuartel del distrito 1 en la zona sur, bloqueando el ingreso al edificio.

Mientras, los manifestantes le gritaron a la policía una y otra vez. El grito más recurrente: “no me disparen”.

Un vocero de la fuerza policial dijo el martes que dos manifestantes habían sido arrestados, pero no entregó detalles sobre los cargos que se les imputan.

Cabe destacar que las protestas ocurrieron unas horas después de que la policía diera a conocer el video, que es del año 2014, en el que se observa la muerte de Laquan McDonald, de 17 años. Los fiscales acusaron el martes al policí­a Jason Van Dyke por homicidio.