Este domingo 6 de diciembre el partido de extrema derecha Frente Nacional (FN), según las estimaciones de los medios locales, se convirtió en el partido más votado de Francia en la primera vuelta de las elecciones regionales, haciéndose con 6 de las 13 regiones francesas.

Los resultados apuntarían a que el FN, se ha hecho con el 30,6% de los votos nacionales; Los Republicanos (LR, partido de derecha del ex presidente Nicolás Sarkosy), 27%; Partido Socialista (PS, del actual mandatario francés François Hollande), 22,7%; EELV (ecologistas) 6%; y el Frente de izquierda (FI, extrema izquierda), 4,10%.


Vea también el mapa de la extrema derecha y el avance de la xenofobia en Europa


 

La evolución de la jornada electoral pudiera matizar esas primeras estimaciones oficiosas. Pero, tradicionalmente, en Francia, las primeras estimaciones suelen confirmarse casi siempre.

En tanto, Marine Le Pen, líder del FN, habría conseguido entre el 41 al 43% de los votos, al frente de una región que fue durante un siglo un bastión de la izquierda, Nord-pas-de-Calais / Picardine. Marion Marechal Le Pen, sobrina de Le Pen, consigue un resultado muy similar en otra región emblemática, Provenza Alpes Costa Azul (PACA).

La segunda vuelta electoral se realizará el próximo domingo 13 de diciembre y debería matizar el resultado de la primera vuelta, reequilibrando el resultado. Pero, de entrada, las primeras indicaciones de la primera vuelta confirman de manera espectacular un triunfo histórico de la extrema derecha.

Según el Ministerio de Interior francés, sólo el 43,01% de los 44,6 millones de votantes habilitados participaron en los comicios.