En plena espera de la fecha que entregue la Corte de Apelación para su defensa en el caso Corpesca, el senador UDI por Tarapacá Jaime Orpis reconoció su error al recibir pagos de la empresa en cuestión, pero aclaró, “tengo la conciencia muy tranquila porque actué con total y absoluta independencia”.

El parlamentario fue consultado sobre el probable término de su vida parlamentaria y dijo, “para mí tiene más valor enfrentarlo y asumir las consecuencias. No he eludido la acción de la justicia, y por lo tanto, uno tiene que tener la suficiente fortaleza para no solamente estar arrepentido de los errores, sino también para asumir las consecuencias”.

Orpis explicó que la tramitación de la Ley de pesca tiene dos partes, una instancia de pre ley y la otra al concretarse, explicando que su nexo con Corpesca fue en la primera fase. “Me siento plenamente orgulloso de que hicimos viable la actividad pesquera en el norte. Mi postura respecto a este tema la tomo cuando no tenía ningún, pero ningún aporte de Corpesca”.

Ante la idea de ir a la cárcel, el parlamentario señala “lo que diga la justicia. Cuando digo la justicia, eso es. Lo que sí, tengo la conciencia tranquila de dos cosas muy importantes: no me he enriquecido y nadie me ha comprado. He actuado con total independencia”.

Orpis, quien hace unos meses sufrió un infarto al miocardio, señaló que a esto le siguió un periodo de estrés y una depresión endógena, pero que “de la cual estoy saliendo y recuperándome de a poco”.

Finalmente sobre los beneficiarios de la corporación La Esperanza, fundación que preside su esposa y quien ha reconocido aportes de Corpesca, señala que aprendió “que el ser humano que es caído y que ha destruido su vida, y que ha cometido errores en la comunidad, con su familia, errores graves, ese ser humano es capaz de levantarse. Se arrepiente, enmienda y vuelven a ser útiles para la sociedad”.