A días de la navidad, distintos establecimientos educacionales de la Congregación Salesiana entregaron una misiva lapidaria a sus profesores:

“La presente tiene por objeto comunicar a usted que Congregación Salesiana – (aquí nombre de establecimiento, por ejemplo, Escuela agrícola Salesiana don Bosco de Linares), ha determinado poner término a la prestación de sus servicios como docente, a contar del 29 de febrero de 2016, conforme lo dispone el artículo 87 del Estatuto Docente, aplicando la causal contemplada en el artículo 161 inciso primero del Código del Trabajo, esto es, “necesidades de la empresa, establecimiento o servicio” (…)”

¿Qué necesidad? Según la misma misiva, se acusa que con la Ley de Inclusión Escolar los establecimientos educacionales verán disminuidos “el financiamiento compartido de modo que es imprescindible ajustar el presupuesto anual al nuevo escenario que establece la ley”.

En el caso de Linares, fueron 10 profesores despedidos de los cuales 7 estaban sindicalizados. En Salesianos Valparaíso, 24 despidos. Hace una semana, 15 despidos en Salesianos Alameda. Y así, según acusan los estudiantes, hasta llegar a más de 250 despidos a nivel nacional.

Según argumentan los profesores de Salesianos Alameda, lo que más les duele es que para estos despidos “no se utilizó ningún criterio pedagógico que responda a la Evaluación de Desempeño y al Manual de Desvinculación, establecidos por la misma institución”.

Seremis de educación a lo largo de Chile han salido a desmentir el argumento de la empresa que dice relación con la Ley de Inclusión.

“Es preciso clarificar a los docentes, apoderados y estudiantes de los liceos San José y Don Bosco que esta decisión no tiene relación alguna con la reforma. La realidad administrativa y financiera de estos liceos es exactamente la misma que en años anteriores. De hecho, recibirán un aumento de recursos del Estado con el 20% de incremento por Ley SEP y un 4,1% por subvención general. De esta manera,  si el sostenedor decide desvincular a trabajadores, lo hace por una opción de gestión interna”, dijo la seremi de Educación de Magallanes, Margarita Makuc.

Por su parte, el seremi de educación del Maule, Darko Tapia, señaló al Linarense que el colegio de Linares “no ha ingresado a la gratuidad, ellos tendrán los mismos recursos del 2015, reajustables y los establecimientos que ingresen a la reforma, tendrán más recursos, yo veo una mala intención, nuevamente de revivir el terror y el miedo del año 2014, esta ley fortalece a los colegios subvencionados, no los perjudica, tampoco perjudica a los profesores, los fortalece, porque entrega más recursos para mejorar las condiciones de los profesores”.

La gobernadora de Linares, Claudia Aravena, reafirmó esta postura: “En la carta de despido se habla de la Ley de Inclusión, de la Reforma Educacional, donde ellos adjudican características a la Reforma Educacional, que no son la realidad, primero hay que señalar que este establecimiento no ha adscrito a la reforma, por eso hacer alusión con esto, es algo que está completamente ajeno a la realidad, y por eso estamos apoyando al sindicato y pusimos a disposición los elementos del gobierno, para resguardar el derecho de nuestros trabajadores”.

Adjuntamos las declaraciones públicas de estudiantes y profesores del Colegio Salesianos Alameda:

Salesianos Decla Profes

Salesianos decla estudiantes