Las tres cadenas de supermercados más grandes del país rechazaron la acusación de colusión por la venta de pollo fresco, entre 2008 y 2011, que la Fiscalía Nacional Económica (FNE) hizo. Incluso, algunas de ellas, ahora buscan apuntar a que los responsables fueron los proveedores. 

Según fuentes ligadas a Cencosud (Jumbo y Santa Isabel), una de las tres firmas requeridas por la FNE, “la regla” a que alude el ente fiscalizador y que prohibía vender bajo el precio mínimo -precio de lista más IVA- supuestamenete fue creada e impuesta por los proveedores, informa La Tercera. 

Las fuentes dijeron que supuestamente en 2008, los productores avícolas Agrosuper, Ariztía y Don Pollo se contactaron por separado con las cadenas de supermercados Cencosud, SMU, Walmart y Tottus para informarles que se acababa la dinámica de la variación constantes de los precios en las ventas de pollo fresco.

Luego, habrían impuesto una nueva regla: ningún supermercado podría vender bajo el precio de lista más IVA. Sino, se les reduciría el abastecimiento.

En la empresa de Horst Paulmann aseguran estar sorprendidos porque la FNE no incorporó en su requirimiento a los productores de pollo.

Consultados por las razones para aceptar la supuesta regla impuesta por los proveedores, en la empresa explicaron que fue por temor al desabastecimiento de un producto sin sustituto y que en ese momento sólo se podía obtener mediante los grandes productores.