Luego de años de trabajo y movilización entre organizaciones sociales, Valdivia tendrá este 2 de febrero su primera ordenanza municipal que busca proteger y promocionar a los humedales que representan el 30% de la superficie de Valdivia. Esta ordenanza es fruto de la movilización y organización de vecinos y tiene un enfoque basado en la gestión comunitaria.

Breve historia de la ordenanza que nació de la ciudadanía

En un principio la exigencia de la Red Ciudadana por los Humedales Urbanos se enfrentó a la férrea oposición del municipio y el alcalde Omar Sabat (RN) quien se desligó de forma pública de la responsabilidad sobre el actual estado de los humedales urbanos valdivianos.

Sin embargo, mediante diversas actividades de difusión y de educación ambiental, la Red ciudadana generó conciencia y apoyo a la iniciativa respecto a estos “ecosistemas estratégicos y de gran importancia para la conservación de la biodiversidad y el bienestar de las comunidades humanas”, de acuerdo a la Convención Ramsar de 1970.

Algunos de los beneficios que entregan estos ecosistemas son “desde suministro de agua dulce, alimentos y materiales de construcción, y biodiversidad, hasta control de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático”, explica el Convenio al que está suscrito Chile desde 1981 junto a 160 países más.

Esta perspectiva sobre los humedales fue finalmente escuchada por el Municipio y las autoridades, los que se comprometieron durante el verano del 2015 mediante participación ciudadana una ordenanza que resguarde estos ecosistemas.

Revisión ciudadana: propuestas y mejoras

Pasado un año, las organizaciones vecinales y sociales están expectantes de la aprobación de esta ordenanza.

Durante esta semana, ya se reunieron los concejales Cecilia Agüero y Rodrigo Cósimo junto a participantes del Movimiento por los Humedales de Valdivia y la ciudadanía, con el fin de realizar una revisión pública de la primera ordenanza municipal de la región dirigida a la protección y promoción de los humedales urbanos.

La ordenanza fundamentalmente es una de aplicación comunal para “la protección, conservación, preservación y uso racional de los humedales”, según dice su primer articulo así mismo, es considerada su dimensión cultural ya que son “parte de la  geografía, la historia e identidad de Valdivia (30% de su superficie)”, expresa la norma.

De acuerdo a la visión de Monserrat Lara, bióloga y participante de la Red de Humedales, principalmente la ordenanza es una “formalización de espacios”, que ya existían como son la Mesa Comunal de Protección de Humedales y los Comité de Protección de humedales (nivel vecinal).

En este sentido, recalca la experta, “la ordenanza coloca el protagonismo en la gestión local de los humedales”, sin desligar de responsabilidad a la municipalidad.

En relación a la gestión local o comunitaria de los humedales, la que será realizada mediante la Mesa Comunal y los Comités de Protección, destacan sus funciones como también la periodicidad de sesiones, modo de toma de decisiones, atribuciones de estos espacios y la representación de actores sociales en ellos.

Cabe resaltar, que dentro de las funciones de los Comité de Protección de Humedales está la de participar de la elaboración y desarrollo del Plan de Desarrollo Comunal, los planes de gestión de humedales en conjunto con el Departamento Medio Ambiental de la Municipalidad.

Igualmente, los concejales presentes recalcaron la importancia de que “la Municipalidad no se desligue de sus responsabilidades con los humedales”.

Respecto a esto, la ordenanza contempla obligaciones de la Municipalidad para con los humedales. Como crear una glosa presupuestaria anual para el financiamiento normal de los comité, lo que podría ser mediante un fondo concursable. Así mismo, la obligación de la Municipalidad de hacerse parte de las denuncias y querellas por infracciones a la ordenanza.

Debilidades de la ordenanza

Sin embargo, durante la revisión realizada se indicaron algunos lados débiles de la ordenanza a mejorar.

Como es la falta de inspectores municipales para la fiscalización de humedales; la tipificación de las infracciones a la ordenanza (las que no diferencia infracciones y sólo expresa multas de 3 a 5 UTM) y finalmente y que la glosa presupuestaria no implique desmejorar presupuesto para las juntas de Vecinos.

Es este sentido, respecto a la falta de inspectores municipales, Agüero manifestó que estos “ya se ven sobrepasados con la fiscalización de botillerías y patentes comerciales, por lo que esto podría ser un cuello de botella de la ordenanza”, lo que a juicio de los presentes debería resolverse mejorando la planta de inspectores que estén capacitados en la materia, lo que permita un mejor desempeño.

Por último, se recordó la necesidad de generar el I Encuentro de Humedales junto a la Municipalidad, donde se deberá diseñar un manual de educación ambiental para monitores y revisar la creación en desarrollo del catastro de humedales.

02 de febrero: día de los humedales y votación de la ordenanza

Durante este día la organización Masa Crítica junto a la Red Ciudadana por los Humedales están coordinando una cicletada por los humedales ese día desde las 19 horas, en el que pretenden esperar y celebrar la aprobación de la ordenanza frente a la Plaza.