Hace 9 años, el 10 de febrero del 2007, partía en Santiago un proyecto que ha despertado las más variadas críticas y que hasta el día de hoy sigue sin poder tener números azules, debido a la alta evasión.

Se trataba del Transantiago, el moderno sistema de transporte público que integraba los nuevos recorridos de buses con el Metro, prometía disminuir los tiempos de viaje, una nueva forma de pago -integrando la tarjeta BIP- y la eliminación de las carreras entre las antiguas micros amarillas.

Tanta fue la jugada del gobierno que el rostro de la campaña fue Iván Zamorano, el que en el video de presentación prometía “un Santiago mejor”.

“Te vamos a acompañar, no te vamos a dejar solo” decía el ex jugador en el comercial que tiempo después significó tantas críticas que el mismo deportista tuvo que salir al paso.

“Cuando se hizo el proyecto y se me presentó, yo creí en él, pero aquí hay muchos responsables y hasta el día de hoy (…) ya basta, yo no quiero ser un escudo para los responsables del transporte público”, dijo Zamorano.

“Si me dicen que si devuelvo la plata, el problema para la gente en la calle se soluciona, yo la devuelvo mañana”, dijo tiempo después de la puesta en marcha del Transantiago, refiriéndose a los supuestos 300 millones de pesos de pago por hacer esa campaña. “Si el tema es la plata, no nos estamos preocupando de los problemas reales de la gente (…) Las cifras de las que se está hablando son muy lejanas a las cifras reales”, explicó mientras afirmó que todos los dineros que recibe por publicidad van directamente a su fundación.

Así fue el primer día del Transantiago. Y tú, ¿recuerdas tu primera experiencia con el nuevo sistema de transporte público?