Alberto Nisman “fue víctima de homicidio” declaró el fiscal general de la Cámara del Crimen, Ricardo Sáenz.

Fue encontrado con un disparo en la cabeza sólo cuatro días después de haber denunciado que la ex presidenta argentina Cristina Fernández y otros funcionarios de esa administración habían encubierto a los autores del atentado a la Amia.

Fue el domingo 18 de enero dl año pasado cuando Nisman fue encontrado muerto en su domicilio en Puerto Madero y luego se determinó que había muerto un día antes.

Hasta ahora no estaban del todo claras las circunstancias de muerte del fiscal, que estaba a la cabeza de la investigación del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (Amia) en 1994.

El persecutor fue encontrado en su baño con un disparo en la cabeza sólo cuatro días después de haber denunciado que la ex presidenta argentina Cristina Fernández, al canciller Héctor Timerman y otros funcionarios de esa administración habían encubierto a los autores del atentado al centro judío.

El fiscal Sáenz asegura en su dictamen que la mano de Nisman no tenía restos de disparo, con lo que concluye que “no caben dudas ya de que no fue Alberto Nisman quien disparó el arma que le dio la muerte, lo que necesariamente lleva a concluir que fue víctima de un homicidio”.