En diciembre de 2015, días después de un juicio abreviado en su contra, Jovino Novoa se convirtió en el primer condenado del Caso Penta luego de que se le sentenciara a tres años de presidio menor en su grado medio por delitos tributarios.

“Acepto los hechos en materia de la acusación fiscal”, dijo entonces Novoa en el juicio. Declaraciones que distaban de otras que había dado en 2014, cuando señaló que “no existe ni ha existido un sistema de financiamiento ilegal para la UDI. Yo jamás he participado de ningún financiamiento que no esté de acuerdo a la ley y jamás he actuado en forma ilegal en mi vida”. También diría en marzo de 2015: “Estamos ante una investigación ‘ideológicamente falsa’ “.

El día de hoy, luego de que se decretaran las medidas cautelares de arresto domiciliario y arraigo para el senador Jaime Orpis -por delitos de cohecho, fraude al fisco y delitos tributarios-, Novoa rompió el silencio para defenderlo públicamente. “Lamento mucho la situación que esta pasando y tengo la mejor opinión de Jaime como persona”, dijo.

Sobre su situación personal, Novoa aseguró: “Yo asumí la responsabilidad jurídica, pero moral y políticamente no tengo reproches que hacer”.

También aprovechó de acusar una discriminación a su partido: “El financiamiento de la política en Chile siempre ha tenido una arista difícil de explicar, yo creo que en el caso nuestro ha habido una discriminación hacia nuestro partido y espero que esta situación termine de una vez por todas”.

No es primera vez que el ex senador UDI acusara una fijación con el partido que fundó. En entrevista con El Mercurio en marzo de 2015, Novo había dicho sobre el Caso Penta: “A pesar que este es un problema sistémico, creo que hay un propósito evidente: tratar de destruir a la UDI. Hay una prensa de izquierda que usó esto para causarle daño a la UDI y al sistema”.