Un histórico acuerdo es el que se realiza hoy entre el Gobierno de Colombia y las FARC. En un comunicado, ambos negociantes anunciaron que llegaron con éxito “al acuerdo del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, la dejación [entrega] de las armas y las garantías de seguridad”. Este texto es el paso previo al anuncio oficial que se lleva a cabo en estos momentos en La Habana, Este nuevo pacto no significa que el final de la violencia llegue de manera inmediata. Solo entrará en vigor cuando el punto 3, el del Fin del Conflicto, se firme en su totalidad. Tras más de 50 años de guerra, el enfrentamiento armado más longevo de América llega a su fin.

En el acto oficial, se detalla el cronograma para el cese al fuego, las condiciones para la puesta en marchas de las zonas de concentración de guerrilleros y la fórmula de dejación y entrega de las armas con garantías de seguridad para los desarmados. Quedan por cerrar los capítulos que hacen referencia a la implementación, la verificación y la refrendación de los acuerdos. Las tareas durarán un año, con la posibilidad de extenderlas si lo piden el Gobierno y las FARC, y empiezan a contar tras la firma del acuerdo final de paz entre ambas partes.

Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia y Rodolfo Londoño, alias “Timochenko” y líder máximo de las fuerzas guerrilleras, son los encargados de firmar oficialmente el acuerdo. La ceremonia también cuenta con una importante comitiva internacional:Michelle Bachelet, Nicolás Maduro y el anfitrión y mediador Raúl Castro, entre otros. Además estarán presentes el canciller de Noruega y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon.

El acuerdo es un hecho histórico y simbólico tras más de cincuenta años de conflicto armado que ha dejado 220 mil muertos y 45 mil desaparecidos, además de casi siete millones de desplazados en Colombia. El pacto, cuyos detalles más finos serán anunciados hoy, está compuesto por tres puntos que son parte del “fin del conflicto”, una de las materias dentro de la agenda para firmar la paz. El gobierno espera que el proceso culmine con la firma de la paz el 20 de julio, Día de la Independencia.