“Me pidieron que no me refiriera a esto”, fueron las únicas palabras del ministro de Energía, Máximo Pacheco, al ser consultado en noviembre del 2015 en el comité del Fondo de Inversiones Estratégicas, sobre el Programa Estratégico Solar, una millonaria iniciativa de CORFO en la que intervienen más de 25 organismos públicos y privados y que busca hacer crecer la industria de la energía solar en Chile a través de la formación de capital humano en el sector, el apoyo a los proyectos de inversión y más.

La frase, que fue consignada por asistentes a la reunión, fue la primera muestra en público de las diferencias subterráneas entre Energía y CORFO, las que hace un mes llevaron al cierre del Centro de Innovación y Fomento de Energías Sustentables (CIFES), detonaron la retirada del ministerio de Energía del organismo, e impulsó la creación de una nueva instancia: El Comité de Industria Solar.

El nuevo escenario  fue comentario obligado en la Cena Anual de la Energía Eléctrica en Casa Piedra del pasado martes 21. Hasta ahí llegó la presidenta Michelle Bachelet, que acompañada de los ministros de Energía, Bienes Nacionales y Medio Ambiente, destacó en su discurso la creciente tendencia a invertir en energías renovables. Sin embargo esta vez la presidenta no se refirió al Programa Estratégico Solar (PES), iniciativa que se encuentra en incertidumbre. “En la cena todos coincidían en que ya no se sabe qué ocurrirá”, señala un asistente al evento de Escrivá de Balaguer 6500.

A lo largo de la segunda semana de mayo pasado los funcionarios del CIFES se enteraron por gotera de que, por segunda vez en dos años, el organismo cambiaría de giro y muchos de ellos pasarían a formar parte del Ministerio de Energía. La decisión, calificada como “una repartija” por funcionarios, fue tomada por el Consejo Directivo del CIFES el 3 de mayo como corolario de meses de desencuentros y entre Máximo Pacheco, titular de Energía, y el mandamás de CORFO, Eduardo Bitrán, en las reuniones del directorio de la entidad.

“La misma tarde en que los trabajadores se enteraron, notificamos a Bitrán y él llamó a una reunión urgente. Nos dio a conocer formalmente la determinación, producto de que el Ministerio de Energía estaba co financiando al CIFES en proporción de un 80% a 20%, que era el aporte CORFO. Según nos dijeron, al ministro de Energía no le pareció adecuado continuar con esto y, unilateralmente, decidió ponerle término, creando otra instancia que terminó siendo el Comité de Industria Solar”, dice Luis Sepúlveda, presidente de la Asociación Nacional de Empleados de Corfo, quien estuvo en la reunión.

Según Sepúlveda, los funcionarios se vieron “decepcionados” por no haber tenido participación alguna en la decisión tomada. Nueve trabajadores del CIFES terminaron siendo desvinculados, mientras que otros fueron derivados al Ministerio de Energía con un contrato fijo hasta el 31 de diciembre. Hoy, las oficinas del Centro están desiertas. “Acá hay egos políticos y personas que han tratado de sobresalir a costa de pasar por encima de muchas cosas”, agrega el dirigente.

Personas vinculadas a la industria energética comentan que “Bitrán y Pacheco simplemente hicieron cortocircuito: ya no se aguantaban”. La tensa relación se arrastraría al menos desde mayo de 2015, pero fue en las reuniones del CIFES donde terminó de explotar. En la industria de la energía la tensión es vox pópuli, y mientras que para algunos el origen de la disputa está en dos estilos de conducción política radicalmente distintos, otros apuntan al Programa Estratégico Solar y su principal impulsor, el ex MAPU y enigmático Juan Rada Mladinich.

Desde Suiza a CORFO

En junio de 2014 Juan Rada Mladinich (65) llegó a Chile luego de décadas de exilio y visitas esporádicas. Anunció que volvía para trabajar, desde distintos frentes, en el desarrollo del país. “La inequidad es una expresión de un problema que es más profundo y complejo. Tiene que ver con las necesidades de un país en vías de desarrollo que quiere ser desarrollado”, declaró. Recién jubilado del cargo de Vicepresidente Senior de Oracle, señaló en una entrevista a Caras que Máximo Pacheco lo había convencido de volver a Chile, en uno de sus múltiples encuentros en distintas ciudades del mundo donde tomaban café y comentaban la contingencia nacional.

Las redes de Juan Rada en la Nueva Mayoría, de la que declara sentirse parte, son profundas. Es primo de Carlos Mladinic, ex ministro de Eduardo Frei Ruiz-Tagle; su hermano Ramón Rada Mladinich fue agregado comercial en Sudáfrica en el mismo gobierno; y es socio en Inversiones Alpha Omega SpA (con un capital de $107 millones) del ex ministro de Educación, Martín Zilic (DC) y la ex subsecretaria de Economía, Katia Trusich (PPD) -esposa del senador Felipe Harboe-. Unos meses antes de 2014 Rada viajó especialmente desde Ginebra, Suiza, donde vivía hace décadas, para votar en segunda vuelta por Michelle Bachelet.

Sin embargo es innegable que el nexo importante entre él y Máximo Pacheco es el MAPU: Rada militó mientras estudiaba Ingeniería Comercial en la Universidad Católica. Ahí llegó a ser un dirigente conocido, lo que posteriormente le valió el exilio. No es el único punto que comparte con el ministro de Energía, ya que ambos son los ejecutivos chilenos que más alto han escalado en una compañía transnacional.

Por otro lado, con Eduardo Bitrán, Rada tiene otro vínculo a partir de la Fundación Chile, donde el ahora vicepresidente de CORFO fue director entre 1997 y 2006. Durante su gestión trajo “Cosmografías de la Patagonia”, la colección de 250 cartas geográficas históricas de Juan y Peggy Rada -su esposa norteamericana-, para exponerla en distintos museos en 2005. Según contó Bitrán, la gestión fue producto de un encuentro casual en Ginebra. Ese mismo año, Rada aportó con donaciones para el fondo de inversión de emprendedores de la misma fundación.

La cartografía histórica y beneficencia son los pasatiempos de Juan Rada Mladinich, pero su especialización es la tecnología y el desarrollo en innovación, que estudió en su exilio en Londres. Quienes lo conocieron en la época señalan que, además de su numerosa familia -tiene cinco hermanos-, su principal nexo con Chile era el político Fernando Flores. Su mirada visionaria respecto a la industria tecnológica lo llevó a fundar la Escuela de Negocios IMD en Lausana, Suiza, donde residió permanentemente con su esposa Peggy hasta 2014. Con dirección en ese mismo país, en el exclusivo barrio de Versoix a orillas del lago Ginebra, figuran las sociedades con las que Juan Rada aparece en los registros de los Panama Papers. Su firma RIMM Technologies Holding Corp está bajo la jurisdicción de las Islas Vírgenes Británicas.

Al regresar a Chile, su agenda fue frenética. En el mes de junio, recién llegado, realizó charlas a organismos estatales como el Servicio Civil en su especialidad (gestión tecnológica e innovación) y asistió a su primera sesión como nuevo miembro del Consejo de la Innovación para el Desarrollo.

El 2 de julio de 2014 se realizó la primera reunión exploratoria del Programa Estratégico Solar (PES) de CORFO. Ahí el rol oficial de Juan Rada Mladinich es el de presidente del Consejo Directivo, pero para muchos eso no está claro ya que a veces se entiende que es asesor. “Todos saben es el que corta”, señala una ejecutiva del sector eléctrico. En algunos documentos se le menciona como director del Programa Estratégico Solar, mientras que en otros figura como asesor de Eduardo Bitrán en CORFO, como es el caso de reuniones con empresas mineras en el registro del lobby del organismo.

El 23 de octubre de 2014, Juan Rada constituyó la sociedad GLOBTECH SpA junto a Benjamín Schütz, ex ejecutivo de Oracle Chile con trayectoria en el Servicio de Impuestos Internos: fue jefe de la Subdirección de Informática desde 1991 a 1996 y luego subdirector de Fiscalización hasta el 2006, donde tuvo a cargo la Unidad de Grandes Contribuyentes.

Solo dos meses después, el 2 de diciembre de 2014, la sociedad ya estaba firmando el primer trato directo con el CIFES por $64 millones de pesos. La firma ha recibido otros $100 millones en el marco del Sistema Público de Compras, cuyos tratos o licitaciones no se encuentran disponibles en la web. En el documento, el CIFES señala: “El nivel de confianza que brinda GLOBTECH SpA no lo ofrece otro proveedor”, asegurando que servicios como el suyo no están disponibles en el sistema de compras públicas. En la industria este trato es conocido y se sabe que las asesorías al CIFES corren por su cuenta.

“Cuando llegó Rada todos pensábamos que era un asesor cercano a Pacheco. Eso lo dijo él mismo por la prensa. Luego lo vimos más cercano a Bitrán, sobre todo cuando le presentaron el programa a la Presidenta”, señalan funcionarios que fueron trasladados a otros servicios.

La disputa Pacheco-Bitrán y el cierre del CIFES

El ministro de Energía Máximo Pacheco Matte guardó silencio en la sesión del Comité de Programas e Iniciativas Estratégicas de CORFO en noviembre del 2015, cuando se aprobó por unanimidad el financiamiento de US$764 millones de dólares para el Programa Estratégico Solar. Ese silencio causó extrañeza puesto que es una iniciativa que, pese a venir desde CORFO, también le compete a su cartera, toda vez que como ministro de Energía forma parte del directorio del CIFES.

Es sabida la cercanía de Pacheco con la presidenta Michelle Bachelet. No sólo es el ministro de Energía que más tiempo ha durado en el cargo en democracia, sino que es el puente directo de la Presidenta hacia el empresariado, mismo rol que tuvo en el gobierno de Lagos pero desde fuera del gabinete. Por lo mismo, Pacheco fue prudente el día en que se decidió el financiamiento al Programa Estratégico Solar ya que, sólo unos días antes, la presidenta destacó públicamente la iniciativa ante cientos de empresarios, en la ENADE del 26 de noviembre de 2015.

El apoyo de Bachelet se fraguó meses atrás, cuando el 17 de julio de 2015 Eduardo Bitrán y el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, le presentaron los tres Ejes Estratégicos de Reactivación económica a la presidenta. Uno de ellos es la Diversificación y Transformación Productiva, dentro de los que se incluyó el Programa Estratégico Solar.

Según comentan ex funcionarios y ejecutivos de la industria, esto fue interpretado por el ministro Pacheco como una intromisión. La cartera de Energía llevaba trabajando desde agosto de 2014 propuestas estratégicas para el largo plazo, con un consejo consultivo del sector que incluía académicos, representantes de las empresas, asociaciones gremiales y el sector público que se reunió por más de un año. Así, sólo un mes después de que Bachelet apoyara el Programa Estratégico Solar frente a toda la ENADE, Pacheco le entregó a la presidenta las propuestas de política energética a largo plazo, llamadas Energía 2050, lo que fue ratificado vía decreto supremo.

Las diferencias entre Bitrán y Pacheco son claras. Mientras que Bitrán es conocido por los conflictos que ha tenido por su estilo directo y centrado en las metas que se propone, sin discusión, como la polémica por el puente del Canal del Chacao cuando fue ministro de Obras Públicas del primer gobierno de Bachelet, a Pacheco se le reconoce la capacidad de diálogo con distintos actores. En cuanto a las diferencias entre el Programa Estratégico Solar y Energía 2050, tienen que ver sobre todo con el foco por organismo: mientras una incentiva la inversión y recambio de la industria, otra busca crear una institucionalidad que se proyecte a largo plazo y “raye la cancha”.

Esas diferencias, personales y estratégicas, se cristalizaron en el CIFES: “En las últimas dos sesiones del Consejo Directivo, Bitrán y Pacheco discutieron fuertemente, incomodando a todos los funcionarios” señalan ex integrantes del centro. En la cena anual de la Energía Eléctrica, hace tres días, fue comentario el rol de mediadora que se vio obligada a cumplir Marcela Angulo, gerenta de Desarrollo de Capacidades Tecnológicas de CORFO.

Richard Aylwin, director de Eficiencia y Nuevos Productos en la estatal CODELCO, quien se reunió con Juan Rada a nombre de CIFES para un proyecto solar cuyo piloto está en marcha en Chuquicamata, señaló a El Desconcierto que “lo más preocupante y que hay que mirar con cautela es que el impulso a la energía limpia quede radicado en un organismo que lo tenga como prioridad, como lo fue el CIFES”.  

Desde CORFO despejan el tema señalando que el presupuesto del Programa Estratégico Solar no está en duda y que la ejecución presupuestaria planificada para el 2016 del CIFES sigue en pie. El programa seguirá radicado en el Comité de Planes Estratégicos y a cargo del ingeniero Rodrigo Mancilla, quien se encontraba representando el PES en una Feria Solar en Europa al cierre de esta nota. Juan Rada, en tanto, seguirá siendo parte del Comité de Planes Estratégicos.

“A nosotros nunca nos dijeron nada”, asegura una ex trabajadora del Centro desvinculada el 3 de mayo pasado, luego agrega: “A mí simplemente me dijeron “estás desvinculada”, agarré mis cosas y me fui para la casa. Sigo en shock, y no he vuelto nunca más a ese lugar”. Pese a que tanto desde el ministerio de Energía y CORFO rechazan las versiones de disputas entre las instituciones, el comunicado del CIFES sólo señala que “con el objetivo de enfocar el trabajo del Gobierno en materia de las Energías Renovables (ER) y responder así a los nuevos desafíos del sector, el Ministerio de Energía anunció el rediseño de la institucionalidad vigente en materia de ER”. Para una ex funcionaria del CIFES trasladada a Energía, el cierre “fue la solución a la duplicidad de funciones”. Esa parece ser una de las políticas de Pacheco, quien en enero de este año fusionó en una sola nueva división llamada Mercado Energético dos áreas claves de la cartera: combustibles y electricidad

Desde CORFO, en tanto, funcionarios indicaron que los motivos del cierre del CIFES deben ser explicados por el ministerio de Energía. El titular de esa cartera, Máximo Pacheco, señaló a El Desconcierto que los rumores que hablan de una disputa entre él y el vicepresidente de CORFO, Eduardo Bitrán, no son más que “conversaciones de salón”. “Mi relación personal con él es de enorme simpatía, soy presidente de ENAP y él es vicepresidente, con Eduardo trabajamos semanalmente y tengo enorme valoración por lo que él hace tanto en energía como en desarrollo productivo”.

Según indica, el cierre del CIFES obedece a una decisión de “reforzar la innovación y la promoción de las energías sustentables dentro del ministerio, entonces no tenía sentido tener un organismo separado de él, porque hay mucha sinergia con nuestra división de energías sustentables”. El vínculo de la cartera de Energía y el Programa Estratégico Solar será a través del Fondo de Inversiones Estratégicas, de cuyo comité el ministro participa, según explica, y el interés del ministerio en el programa sigue intacto. “Personalmente, estoy muy involucrado en eso y me mantengo conectado semanalmente con Juan Rada“, señala.

Mientras tanto, en el piso 16 del edificio donde estaban las oficinas del CIFES sólo hay unos cuantos funcionarios y en ninguna de las instituciones del sector de la energía sustentable consultadas hay claridad sobre el futuro del Programa Estratégico Solar más allá de las declaraciones de que continuará. Richard Aylwin de CODELCO señala que “el hecho de que las cosas estén divididas es preocupante para poder coordinar las iniciativas”, precaución que es compartida por la industria, que teme que se retroceda a los tiempos en que distintas reparticiones del estado impulsaban las mismas políticas sin coordinación.