“El país se ha descarrilado, hay que ponerlo otra vez en la vía”, dijo en entrevista con El Mercurio el ex ministro del Interior, Jorge Burgos, a dos meses de haber salido del gabinete de gobierno.

Sin tener las limitaciones a la hora de declarar que le implicaba el estar en el gobierno, Burgos aprovechó de expresar sus críticas en contra del proyecto de la Nueva Mayoría. “Unos quieren una Nueva Mayoría II y otros creemos que la NM termina con este gobierno”, dijo.

Luego se refirió a las próximas elecciones presidenciales, en las que aseguró que le gustaría que pudiera ser Ricardo Lagos el liderazgo que “comparta la visión de país con pilares socialdemócratas y socialcristianos”. Sobre las primarias y la DC, aseguró: “Si nos quieren llevar a una primaria en que corremos el riesgo de que salga un candidato con una visión más bien de reproducción de la Nueva Mayoría, no estaría por participar. Lo que no puede pasar es que la DC participe en una primaria que termine en una nueva Nueva Mayoría”.

El ex ministro también calificó como “una complicación” al Partido Comunista, y dijo: “Para serle franco, el Partido Comunista, participando con el nivel de influencia programática que ha tenido en este gobierno, creo que no le hace bien al país”.

Otro de los temas que abordó Burgos fue el rol de la DC en el gobierno, a propósito de las declaraciones de su sucesor en el Ministerio del Interior, Mario Fernández (también DC), en que dijo que el partido era “arroz graneado” dentro de la coalición. Burgos refutó esta versión recopilando algunos debates en los que influyó la colectividad:

Si el debate constitucional se hace en Chile por los canales institucionales, en eso la inspiración fue de la Presidenta, pero mucho tuvo que ver la DC y un DC que fue ministro del Interior”, dijo Burgos, y luego agregó: “Cuando llegué al ministerio, había una moción que ya nadie se acuerda, firmada por 60 parlamentarios de la Nueva Mayoría (…) Era un atajo conducente a la Asamblea Constituyente. Yo dije públicamente que eso no era posible”.