La familia Catrilaf y los comuneros del Lof Muku-Püllu rechazaron la decisión de la Defensoría Penal Pública de apartar a la abogada Manuela Royo Letelier de su equipo. Mediante un comunicadoSergio Catrilaf Marilef, Hernán Catrilaf Llaupe y Sabino Catrilaf Quidel señalaron que no aceptarán a “ningún otro abogado que no sea la profesional Manuela Royo Letelier”, porque a su juicio, “ha demostrado ser una abogada eficiente y perseverante en la defensa de nuestros legítimos derechos”.

Royo fue desvinculada de la Defensoría Penal Pública en medio de fuertes presiones de la Subsecretaría del Interior, el fiscal nacional Jorge Abbott y los parlamentarios de derecha de La Araucanía, quienes solicitaron su salida luego de que apareciera en un video que convocaba a una manifestación contra el fiscal Alberto Chiffelle, quien lleva la investigación. “Esto sienta un pésimo precedente para la autonomía de la Defensoría Penal Pública. La decisión no responde a razones técnicas respecto a mi desempeño, sino a presiones políticas que ha recibido la Defensoría”, señaló la profesional a El Desconcierto el día viernes.

La familia Catrilaf coincidió con esto, criticando en su comunicado que con esto “La Defensoría Penal Pública mostró una vez más su nula autonomía y nula voluntad para trabajar con quienes dice defender“, detallando que la institución “ha demostrado estar trabajando por un escenario condenatorio a excepción de la profesional Manuela Royo”. Los imputados apuntaron al debido proceso judicial, señalando que “cuando nuestra supuesta defensa es dominada por los querellantes por defender a una fiscalía racista y cuando los que nos acusan eligen a quienes nos tienen que defender, se están violando nuestros derechos humanos”.

En tanto, en la audiencia del día miércoles se sabrá si Manuela Royo podrá seguir defendiendo a los tres imputados.