Corre el año 1968 y dos hombres negros se suben al podio olímpico tras obtener medallas en los 200 metros planos representando a Estados Unidos. No llevan zapatillas, solo calcetines negros y apenas comienzan los primeros acordes del himno de su país, levantan un puño y agachan la cabeza. Apelando al gesto del “Black Power” Tommie Smith y John Carlos  se manifestaban contra el racismo y la negación de los derechos civiles a la población afroamericana, en un contexto agitado, marcado por el asesinato reciente de Martin Luther King. Sin importar sus medallas de oro y bronce respectivamente, los atletas fueron expulsados de la Villa Olímpica.

Desde sus inicios en Atenas, la capital griega el año 1896, los Juegos Olimpicos (JJ.OO.) han sido un reflejo de su contexto, tanto en el ámbito político como social.  Muestras de eso hay varias, como por ejemplo que solo han sido suspendidos en 1916, 1940 y 1944 como consecuencia del estallido de ambas guerras mundiales, o que recién en Londres 2012 todos los países participantes permitieron a sus delegaciones incluir deportistas mujeres.

La discriminación por motivos de género, raza o clase ha estado presente en cada edición del encuentro deportivo, y como Rio 2016 no ha sido la excepción en El Desconcierto seleccionamos 7 de los momentos en que las y los atletas han dado cara con valentía. 

1. Sin cirugía: avances en la inclusión trans

A principios del 2016 el Comité Olímpico realizó una novedosa recomendación: por primera vez las personas trans podrían competir sin tener que certificar una cirugía de reasignación de sexo, respetando la identidad de género de quienes participan. Además, se exigía la certificación de al menos dos años de tratamiento hormonal y documentos legalizados según el nombre social (algo que resultaría imposible en Chile, al no contar con una ley que ampare la identidad de género). En estos juegos olímpicos compitieron dos mujeres trans inglesas (cuyos nombres no han sido revelados) y el ciclista estadounidense Chris Mosier, famoso activista por la causa.

2. Las mujeres también son personas: la acertada corrección de Andy Murray

El tenista no se mareó con los elogios del periodista John Inverdale, de la BBC cuando le dijo:”Eres la primera persona en la historia en ganar dos medallas de oro olímpicas en tenis. Es una hazaña extraordinaria, ¿no?” ante eso Murray respondió “Venus y Serena han ganado unas cuatro cada una”, refiriéndose a las famosas hermanas Williams. Aunque el gesto del tenista responde solo al sentido común, parece que aun es necesario recordar que las mujeres son personas que marcan precedentes, aunque los relatos las intenten borrar.

3. Fuera del closet: aumenta la diversidad

Los juegos olímpicos de Rio 2016 no han estado exentos de discriminación y violencia homofóbica. Sin embargo, representantes de distintas delegaciones han decidido enfrentarla con valentía, asumiendo abiertamente su homosexualidad al participar en el encuentro deportivo, que cuenta con al menos 41 competidores y competidoras “fuera del closet”. Esto se traduce como un avance, teniendo en cuenta que en Londres 2012 eran solo 23.

Un hito fue el de la rugbysta Isadora Cerullo, cuando fue sorprendida por su novia Marjorie Enya con una propuesta de matrimonio en el campo de juego.

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

4. Desde el contexto más adverso: los refugiados compiten por primera vez

Provienen de distintos países y hablan distintos idiomas, pero un hecho en común recorre sus vidas: Conflictos armados los obligaron a huir de sus países bajo las condiciones más precarias. El deporte ha marcado sus vidas, pero la violencia y la inestabilidad dentro de sus lugares de origen impidió que los representaran. En respuesta a eso – y aunque se limita a ser un gesto simbólico-  el Comité Olímpico Internacional armó un equipo olímpico que buscando reconocer la valentía de los refugiados integró a diez competidores provenientes de Siria,  República Democrática del Congo, Sudán del Sur y Etiopía.

5. Rompiendo tabúes

En los comerciales de toallas higiénicas, el liquido vertido sobre los apósitos es transparente y azul ¿existe algo más lejano a la menstruación?. Estamos en el año 2016 y por primera vez una deportista se refirió a periodo menstrual. Se trata de la nadadora china Fu Yuanhui, quien tras competir en los 4×100 afirmó:”me llegó la regla ayer, estaba cansada”. Yuanhui llegó cuarta a la meta, asumiendo con naturalidad un proceso biológico que es omitido o derechamente ocultado.

6. La primera Simone Biles

La norteamericana ha sido tres veces campeona del mundo en gimnasia artística, disciplina que practica desde los seis años. Biles desde el comienzo figuró como favorita, confirmando las sospechas al llevarse cuatro medallas de oro y una de bronce Sin embargo ni la perseverancia, profesionalismo, ni todo el éxito del mundo la salvaron de las comparaciones: Después de su triunfo un periodista le preguntó si se consideraba la nueva Usain Bolt o la nueva Michael Phelps, viéndose obligada a poner los puntos sobre las íes al contestar “Soy la primera Simone Biles”.

7. Mujer, raza y clase

Sobre Rafaela Silva recaen muchos de los motivos históricos de discriminación: es negra, pobre, mujer y lesbiana. Nacida y criada en la favela de Ciudad de Dios, la ganadora de un oro olímpico por su participación en Judo se ha levantado en una campaña contra el racismo. “Esta medalla es para todos los que dijeron que tenía que estar en una jaula”, dijo al obtener su primer oro, respondiendo a los insultos que recibió el año 2012 tras ser desclasificada de los Juegos Olímpícos de Londres por dar un golpe considerado ilegal.

Tras el triunfo reconoció su lesbianismo, al agradecer públicamente a su novia por acompañarla en el proceso y disparó contra los medios de comunicación: “Siempre que se habla de los negros es porque han cometido algún crimen, algún asalto. Ahora los negros traemos buenas noticias”, sentenció.

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia