El día de ayer se descubrió el cuerpo de Johanna Bertina Palma González (32) en un edificio de Torrevieja (Alicante), España. Palma era buscada desde junio luego de su desaparición, y sus familiares y amigos tenían una fuerte campaña con carteles en toda la ciudad. Sin embargo, la búsqueda finalizó ayer cuando se descubrió que su pareja, también chileno y cuya identidad no fue revelada, había escondido el cuerpo de Johanna en un doble muro de una pieza que construyó especialmente para esos fines, quedando detenido y a disposición de la justicia.

Según informó El País, el detenido construyó un muro en la habitación para ocultar el cadáver. De la estancia se desprendían malos olores y había acumulación de insectos, lo que alertó a los agentes de la Guardia Civil. Al derribar el muro, encontraron el cadáver de la mujer. Una vez hallado el cuerpo, se detuvo al principal sospechoso que confesó haberla matado en el transcurso de una discusión, según fuentes de la investigación.

Fuentes del Ayuntamiento de Torrevieja aseguraron a distintos medios que, producto de la búsqueda, familiares y amigos de la mujer habían recaudado fondos para que su madre viajara de Chile a Torrevieja, donde ya se encuentra. En España ya han muerto 29 mujeres a manos de sus parejas en lo que va de 2016, y las penas se agravan de acuerdo a la Ley Integral de Protección contra la Violencia de Género que rige en aquel país.