Durante la noche de ayer jueves se reveló un informe preliminar de la auditoría forense solicitada por la Federación de Tenis de Chile. Según señaló el presidente de la entidad, Ulises Cerda, a El Mercurio, en el texto se constata una “pérdida contable de 1.250 millones de pesos” durante el año 2015, cuando la dirigía su predecesor, José Hinzpeter.

Según Cerda, hay tres posibles delitos cometidos por la administración anterior: “Los vamos a denunciar a la fiscalía por evasión tributaria debido al no pago de impuestos a la renta e IVA, que hoy nos tienen con una deuda cercana a los 400 millones de pesos con el Servicio de Impuestos Internos”, declaró. “Tomamos la decisión de encargarla recién en julio, porque antes no tuvimos los antecedentes. Y a raíz de la beca Musalem (una donación que se destinó a otros fines), así como de otras irregularidades, nos decidimos a realizarla”, explicó el dirigente deportivo.

El polémico resultado de la auditoría se esperaba desde la semana pasada, cuando Marcelo “Chino” Ríos abandonó el cargo de asesor técnico para el equipo de Copa Davis, alegando que el expresidente de la Federación, José Hinzpeter, lo habría engañado. El jugador, quien fuera número uno del mundo, expresó a través de Twitter su satisfacción por la auditoría: “Al fin la federación está tomando medidas contra el culpable que dejó la cagá en el tenis chileno…”, publicó.