En una entrevista con El Mercurio de Valparaíso la presidenta de Amplitud, Lily Pérez, abordó ayer los casos de parlamentarios de distintos partidos que han sido acusados de violencia de género.

En ese contexto, la parlamentaria por la Quinta Región señaló que está convencida de la existencia de  parlamentarios “adictos” a las drogas y que golpean a sus parejas.

“Veo tanta renuencia que no tengo dudas de que hay parlamentarios que son adictos, como tampoco tengo dudas de que hay parlamentarios que agreden a sus mujeres”, dijo Pérez, señalando la poca voluntad para prohibir el consumo de drogas y acabar con la tolerancia en casos de violencia contra las mujeres por miedo a perder votantes.

La senadora planteó  la necesidad de legislar en torno a la prohibición de consumir drogas entre parlamentarios. “No por meternos en su vida privada, sino que porque dependen de un dealer y una persona que depende de un dealer es una persona vulnerable en su conciencia (…). Ese es mi punto con los parlamentarios adictos. No me importa lo que hagan en su vida privada, soy liberal, pero sí me importa que sean parlamentarios, que tomen decisiones, y que tengan un dealer que los chantajee o los presione, o reciban plata vinculada a la droga“, aseguró.

“Llevo un tiempo largo en política y he escuchado cosas como: ‘Si zamarrear a la vieja no es tan terrible”, agregó refiriéndose a los recientes casos de violencia, y recordando lo costoso que fue aprobar la Ley de Violencia Intrafamiliar.

“Yo pertenecía a un partido (Renovación Nacional) en que, en su momento, todos los senadores votaron en contra de esta ley y después nos costó mucho sacar la ley contra el femicidio. Creo que no sólo es denigrante para las mujeres, sino que es denigrante para la sociedad que haya partidos que toleren esto por los votos. Llevan gente cuestionada por el caso basura, o por boletas falsas o gente que tienen denuncias por violencia intrafamiliar; los llevan igual”, denunció Pérez.

“Me parece excelente que se estén destapando casos de violencia intrafamiliar” dijo, añadiendo que los últimos casos demuestran que es transversal a todos los partidos.