El día de ayer, el senador PPD Guido Girardi confirmó que el próximo martes 6 de septiembre se votará en general, en la Comisión de Salud, el proyecto que despenaliza el aborto en tres causales. Luego de cuatro meses y nueve sesiones destinadas únicamente a las exposiciones de más de treinta invitados de gremios médicos, organizaciones sociales, fundaciones, iglesias y la academia, la iniciativa será sometida a votación.

En declaraciones a El Desconcierto, Girardi celebró la decisión tomada en el comité político de la Nueva Mayoría el día lunes. “Más allá de la presión de los sectores conservadores, la fecha de votación en general en la comisión de salud será el martes 6”, declaró. Sin embargo, para la presidenta de la Comisión de Salud y mandamás de la Democracia Cristiana, senadora Carolina Goic, eso no está tan claro. “La sesión del jueves se suspendió porque varios senadores se encuentran en sus distritos, pero el acuerdo que tenemos en la comisión es realizarla el día lunes 5. Ahí se definirá si es que votamos el martes”, señaló.

Consultados por este medio, tanto Girardi como Rossi (PS) señalaron que votarán a favor de la iniciativa. Junto con anunciar su voto en contra, el senador Francisco Chahuán (RN) declaró a este medio que “hay una intromisión abusiva del gobierno en el proceso legislativo el fijar fechas para la votación del proyecto en la comisión de salud. Se está cediendo soberanía legislativa y me parece que el que la mayoría oficialista clausure el debate no es conveniente para la tramitación. Recién se ha escuchado a un tercio de los invitados a exponer a tiempo. El ser obsecuentes con la voluntad del gobierno de poner fechas no es procedente”, criticó.

La senadora Jacqueline Van Rysselberghe (UDI), en tanto, señaló a El Desconcierto que votará en contra. “El debate ha sido respetuoso y con altura de miras”, explicó la senadora por la región del Bio Bio, pero a su juicio llama la atención que “acá no se reconozca el derecho a vivir de un ser humano que está vivo. Los fetos y embriones están vivos y son seres humanos vivos, así que el que no se les reconozca el derecho a la vida es complejo,al igual que establecer estándares según los cuales tienen derecho a vivir”.

El voto desequilibrante lo tiene la presidenta de la DC, senadora Goic, quien mantiene en incógnita su decisión. Consultada por este medio, la senadora descartó que exista un acuerdo de los senadores oficialistas “Eso es algo que decidiré en la discusión del día martes”, señaló.

Las vías que estudian Chile Vamos y la Nueva Mayoría

La Democracia Cristiana ha insistido toda la semana en que no hay apuros para las tres causales. “Es un proyecto delicado de estructurarlo, y hay otros temas mucho más importantes. Pregúntenle a la gente qué es más urgente”, dijo el senador de la DC Andrés Zaldívar el martes luego de que el presidente del PPD, Gonzalo Navarrete, anunciara la votación en general en la comisión de Salud del Senado para la próxima semana.

Desde las organizaciones que apoyan el proyecto, como Miles y la Corporación Humanas, se ha sostenido múltiples veces que las reiterativas sesiones con invitados a favor y en contra de las tres causales, muchas de cuyas posturas y datos entregados ya aparecen en el informe emanado desde la Cámara de Diputados, constituyen una maniobra de dilación.

Sin embargo, el voto de la senadora Goic sólo permitiría su paso a la Comisión de Constitución, donde también se augura un largo trámite. Esta instancia es presidida por el ex DC Pedro Araya, senador por Antofagasta, quien no ha explicitado si apoya o rechaza la iniciativa, pero sí ha manifestado sus dudas respecto a las causales de inviabilidad fetal y violación. Además, ha expresado que si el gobierno desea una rápida tramitación debe ponerle urgencia al proyecto. 

La composición de la comisión de Constitución también es compleja para la tramitación del proyecto, ya que se repetiría el escenario de la comisión de Salud: dos a favor, dos en contra y el ya definido como “indeciso” Pedro Araya. Esto, ya que tanto los senadores Alberto Espina (RN) como Hernán Larraín (UDI) han manifestado su rechazo. El senador Felipe Harboe (PPD) se ha alineado con la posición de su partido a favor y ha criticado que haya quienes antepongan sus convicciones religiosas: Yo soy de aquellos que, más allá de la convicción personal, legisla para la sociedad”, declaró en marzo. Por último, Alfonso de Urresti (PS) está a favor.

El mismo senador De Urresti declaró durante la semana que, de ser necesario, la comisión podría reorganizar el trabajo de los proyectos en los que ya está sesionando (Sernac, entrevistas videograbadas para menores víctimas de abuso sexual; tipificación del delito de tortura y actos de corrupción entre privados) para darle prioridad a las tres causales.

Esa es una de las principales preocupaciones en la Secretaría General de la Presidencia liderada por Nicolás Eyzaguirre. Según reconoció a El Desconcierto uno de los asesores de la cartera, es muy difícil que se cumplan los plazos no sólo por los proyectos que ya se están discutiendo en distintas comisiones, sino que por la proximidad de la Ley de Presupuestos 2016: “siempre involucra un reordenamiento de las prioridades legislativas y así es difícil que se cumplan todos los trámites para que esté despachada en enero”, señala.

Esa es precisamente uno de los escenarios que intentan prevenir desde el PPD: desde la tienda han planteado la posibilidad de que el proyecto de despenalización del aborto en tres causales pase primero a sala en el Senado y luego a las comisiones de Constitución y Hacienda. Desde Chile Vamos, en tanto, es prácticamente un consenso la idea de recurrir al Tribunal Constitucional si la iniciativa avanza.

Con todo, cualquiera avance de estas estrategias depende del voto a favor de la senadora Goic. Al respecto, Laura Albornoz, ex ministra del Servicio Nacional de la Mujer y una de las defensoras del proyecto ante el lobby opositor de Soledad Alvear en la Democracia Cristiana, señaló a El Desconcierto que tiene “confianza en que la presidenta Goic no traicionará la voluntad mayoritaria de las mujeres chilenas y el compromiso adquirido con el programa del gobierno”.