Ad portas de las nuevas elecciones en el Colegio de Profesores, donde la disidencia competirá unida para desbancar a la Nueva Mayoría, las principales listas ya se pelean por cómo será el proceso.

El prosecretario del Magisterio denunció en El Desconcierto que Jaime Gajardo “no está resguardando la integridad del proceso”. La razón es el debate que se generó ayer 8 de septiembre en la reunión de la mesa directiva que buscaba la conformación definitiva del Comité Electoral para las próximas elecciones.

Según se estipula en los estatutos del Colegio, el Comité “estará compuesto por 7 miembros Titulares y 3 Suplentes. La conformación del Comité Electoral Nacional deberá garantizar pluralidad en su composición y en él deberá existir una representación proporcional a las listas o pactos que integran el Directorio Nacional”.

Las listas competidoras de las últimas elecciones fueron la Nueva Mayoría (triunfadora), el Movimiento Amplio por un Nuevo Colegio, el movimiento Refundación y la derecha. El problema es cuántos miembros corresponden a cada lista según la proporción. Para el oficialismo, la división que corresponde son tres miembros para ellos, dos para Refundación, uno para la derecha y un suplente para las tres primeras. Para la disidencia, corresponden dos para la NM, dos para MA, dos para Refundación y uno para la derecha, teniendo las dos listas más grandes dos suplentes cada una.

¿En qué afecta todo esto? El Comité Electoral toma sus decisiones por mayoría simple. Esto quiere decir que si prima la respuesta del oficialismo, ellos tienen el control del organismo. Y si es según la disidencia, ellos tienen la mayoría, porque para estos comicios el Movimiento Amplio y Refundación competirán unidos.

En la reunión de ayer los miembros de la Nueva Mayoría (Jaime Gajardo, Juan Soto, Bárbara Figueroa y Sergio Gajardo) se retiraron del encuentro. Sin embargo, se alcanzó el quórum mínimo para sesionar y ganó la opción de la disidencia.

Para Aguilar y la lista de la disidencia, es fundamental resguardar la transparencia del proceso y por eso es fundamental que el Comité no quede en manos de la Nueva Mayoría.

Por su parte, y por medio de un comunicado, desde el oficialismo aseguraron a este medio que no hubo acuerdo, así que todavía no corresponde la constitución del Comité Electoral. Como Directores Nacionales del Colegio de Profesores, es nuestra obligación hacer valer y respetar las normas y estatutos de la Orden; también nuestra responsabilidad resguardar la transparencia y fe pública del proceso, por lo que consentir la vulneración flagrante del Estatuto, existiendo argumentación seria y responsable al respecto sería un grave daño a la institucionalidad del gremio que lo expone a cuestionamientos y vulnera el proceso electoral que se avecina”.

“Estamos conscientes del clima de desprestigio que viven las instituciones, el Colegio de Profesores no es una de ellas. Nuestro compromiso es, antes de iniciar cualquier proceso, aclarar cualquier situación que pueda posteriormente enturbiar el proceso, empañarlo y quitarle legitimidad”, finalizan.

Los estatutos estipulan que el Comité tiene que estar conformado para el 14 de septiembre y las elecciones son en noviembre. De aquí a esa fecha los ánimos no se calmarán en el Magisterio.