Carolina Tohá y Samuel Donoso a partir del advenimiento de la democracia han sido miembros destacados del PPD y en una reciente época, con el empresario Luis Matte, los 3 formaban parte de la directiva de ese partido político que, con la intermediación de un grupo ambientalista, le pedía ayuda económica a la exitosa SQM controlada por el otrora y conocido yerno de Pinochet.

Lo anterior, según declaraciones del militante Sergio Ortega, quien llevaba al dedillo la contabilidad del PPD. Es más, esta persona que ya declaró como imputado en la causa que lleva la Fiscalía del Ministerio Público señaló sin ambages que la alcaldesa de Santiago conocía los aportes financieros a su partido político, puntualizando que ella “estaba en conocimiento de la fórmula de financiamiento del partido en esos años”.

 La prensa ha informado que Carolina Tohá, antes que fuera elegida para el importante cargo de alcaldesa, viajó con Matte, tesorero del PPD, a las oficinas de esa dadivosa empresa porque ambos políticos estaban muy interesados en tener mayores antecedentes técnicos sobre la explotación del litio (sic) y que, por ello, la reunión necesariamente tenía que ser con Patricio Contesse, ex mandamás de SQM. Por la retahíla de facturas y boletas falsas recibidas por SQM de parte de un montón de políticos pedigüeños, Contesse es defendido judicialmente por el abogado Samuel Donoso y en su extenso período de gloria empresarial Contesse era el hombre de confianza de Ponce Lerou, empresario top quien en la actualidad se dedica con mayor interés a los caballos en Europa.

Contesse en la actualidad paga las culpas de su jefe directo -Ponce Lerou- del cual, digámoslo con claridad, hoy es un simple testaferro aunque bien pertrecho con la subida indemnización recibida de la empresa a la cual sirvió por tantos años. No podemos perder de vista que las autorizaciones de los numerosos flujos de dinero a todos aquellos que le pedían “ayuda” era Ponce Lerou, quien tenía el mando absoluto de SQM. El leal Contesse actuaba por delegación verbal de Ponce Lerou, individuo éste que perfectamente podría repetir la manida expresión de que él no sabía nada de nada respecto de las platas entregadas a la casta política para así tenerla a su entera disposición. El daba dinero a quienes están ejerciendo posiciones de poder político y la “contraprestación“ era dejarlo actuar como él quisiera, es decir, se llegó tácitamente a un equilibrado negocio con beneficios para las 2 partes.

Pues bien, se afirma que Tohá con Matte fueron a pedirle financiamiento político a Contesse y que, para ese propósito, ambos dirigentes viajaron a bordo de un avión privado de SQM, es decir, se trasladaron gratis a María Elena, lugar en donde aprovecharon de actualizar sus precarios conocimientos del salitre, yodo y litio. Los dos políticos viajeros del PPD han desmentido con variados argumentos que ellos fueron al norte a pedir plata por la sencilla razón de que ellos son políticos honestos que, bajo ninguna circunstancia, van a ensuciar sus trayectorias públicas recibiendo fondos privados entregados al margen de la ley.

En nuestra opinión sostenemos que tanto Tohá, Donoso y Matte, presidenta, secretario general y tesorero, respectivamente, del PPD en el período de las transacciones monetarias, estaban al tanto de las mismas por razones bastante obvias y de sentido común pues ellos, como miembros de la directiva de ese partido político, eran quienes tomaban todas las decisiones. Sabemos que Donoso recientemente renunció al PPD y que tanto Tohá como Matte explican en los medios que desconocían los ingresos de dineros a través de la organización ambientalista.

Quien escribe estas líneas tiene la obligación de creerles porque la Justicia todavía no emite un fallo, pero sí esta ocasión es propicia para recordar un episodio tramposo en el cual, directa o indirectamente, intervinieron Tohá y Donoso para burlar, con sumo ingenio leguleyo, un categórico dictamen de la Contraloría General de la República referido a normas patrimoniales contenidas en el Plan Regulador Comunal (PRC) de Santiago.

Si los lectores desean conocer como la Municipalidad de Santiago encabezada por Tohá favoreció a una constructora que habilidosamente contrató al abogado Donoso para que edificara vulnerando el marco regulatorio sectorial, se les invita a leer publicación del diario El Desconcierto.

En resumen, las pillerías continuarán campantes, pues la férrea relación público-privada es muy efectiva, tal como se ha demostrado en este opúsculo, declarando que no sabemos quienes conforman la actual directiva del PPD.


Presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad