En noviembre de 2015, la primera sala de la Corte Suprema envió un exhorto al papa Francisco pidiendo información relativa al obispo de Osorno Juan Barros, en el marco de la demanda contra el Arzobispado y Barros por ser encubridor de los abusos perpetuados por Fernando Karadima.

La acusación contra Barros había sido desacreditada por la Corte Judicial del Vaticano. Pero en vez de enviar los antecedentes que llevaron a la curia a llegar a esa conclusión, simplemente se negaron a mandar la información a la Corte chilena. 

La información la dio a conocer esta mañana el abogado Juan Pablo Hermosilla, quien representa a las víctimas de Karadima. En entrevista con Cooperativa, reveló que el Vaticano negó entregar la información a la Cancillería chilena.

“Una vez que llega este exhorto a Roma, pasan un par de meses y al poco tiempo,a comienzos de mayo de este año, se avisa al Ministerio de Relaciones Exteriores a través de una comunicación que no se va a contestar favorablemente por parte del Vaticano el oficio requerido, sin entregar mayores detalles”, dijo Hermosilla.

“Estamos a fines de septiembre y no solo no apareció, sino que se acaba de fijar por parte del tribunal un plazo de 30 días para tener noticias de si se obtiene la devolución, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, de este exhorto (…) Mi impresión es que no va a llegar nada y, en todo caso, sabemos que si llegara algo, llegaría el expediente diciendo que no nos van a entregar los antecedentes. Creo que el juez va a tener que dictar el fallo sin estos antecedentes”, agregó.

Según Hermosilla, esta postura es consistente con la actitud de la Iglesia de “no enfrentar y no asumir su responsabilidad y hacer todo lo posible por encubrirla”.

La postura del Vaticano va en la línea a declaraciones entregadas por el Papa Francisco, que una vez respondió a creyentes chilenos que no se dejen llevar por “opiniones infundadas” realizadas por “todos esos zurdos”.

Mira el video de Ahora Noticias acá: