Ya empieza a terminar el proceso participativo del proceso constituyente y se espera el envío de la ley que permita establecer una nueva Constitución y el gobierno ya está dando señales sobre cómo se abordará este tema en 2017.

Según consignó La Tercera, la asignación de presupuesto para esta materia se redujo casi en un 100% en las partidas de los ministerios del Interior y de Secretaría General de Gobierno.

En el caso de Interior, por ejemplo, para 2017 se desestimaron fondos como los asignados para “Estudios para una nueva Constitución,  que en 2016 tuvo  un financiamiento de $504.696 millones.

Por otro lado, la Secretaría General de Gobierno, encargada de la difusión del proceso, para 2017 tuvo una eliminación del gasto asignado, que en 2016 ascendía a $1.133.000 millones.

En cuanto a la Secretaría General de la Presidencia, se pasó de $1.284.406 millones en 2016 a $139 millones en 2017, asignados a la categoría de “Estudios finales del proceso constituyente”.

Desde el gobierno explicaron a La Tercera que los fondos restantes irían destinados a estudios pendientes y a difusión.