Una de las grandes sorpresas del cambio de gabinete realizado esta tarde fue el que tuvo la cartera de Bienes Nacionales. Salió el periodista Víctor Osorio (militante de Izquierda Ciudadana), entró Nivia Palma.

Palma, abogada de la Universidad de Chile, no tiene militancia, pero históricamente ha sido cercana a la Nueva Mayoría. Es casada con Sergio Aguiló, diputado por Talca y presidente de la Izquierda Ciudadana.

La abogada tiene experiencia en el sector público. Fue jefa de la División Jurídica del ministerio que ahora encabeza. También estuvo a cargo de la Dirección de Bibliotecas, Archivo y Museos (DIBAM) entre el 2006 y el 2010. Su paso por ahí estuvo marcado por la devolución de patrimonio cultural a Perú, pues en bibliotecas chilenos había más de 3 mil ejemplares pertenecientes a la Biblioteca de Lima.

Coordinó el Fondart desde 1992 hasta el año 2002, donde renunció debido a las presiones que recibió por parte del Ministerio de Educación, encabezado por Mariana Aylwin y las fuerzas armadas, para que no asistiera al estreno de la obra “Prat”, financiada por el Fondart, y que mostraba una cara del prócer nacional que no le resultaba favorable a los sectores que exaltan su figura, pues aparecía con actitudes homosexuales y aficionado al alcohol. En esa ocasión Palma acusó censura y renunció al cargo, apelando directamente a Aylwin, quien había cedido a las presiones de la Armada y a la Corporación 11 de septiembre, quienes incluso trataron de impedir su estreno por la vía legal.

Sus antecedentes como ministra preceden a su participación en Bienes Nacionales. El año 2009, el entonces candidato Jorge Arrate la mencionó como su candidata al Ministerio de Cultura, si es que lograba ganar las elecciones presidenciales. Palma no era partidaria de su candidatura, por lo que la idea llamó la atención. 7 años después, la predicción se cumpliría pero en otra cartera.

Nivia Palma se describe en su perfil de Twitter como “Abogada. Sin libros y sin música no podría vivir. Viajera incansable. Luché y seguiré luchando toda la vida por un mundo más inclusivo y justo”. Ahí en los últimos días ha compartido imágenes de la campaña #NiUnaMenos, y lamentando la muerte del dramaturgo Juan Radrigán. Tiene un blog personal donde escribe sobre temas de cultura, y en donde durante el gobierno de Piñera se encargó de criticar duramente la gestión, especialmente la llevada a cabo por Luciano Cruz-Coke en Cultura, a quien tildó de incompetente por la forma en que llevaron a cabo la distribución de los fondos concursables: “Lo que el Ministro ha ocultado es que es un ineficiente. Sí, él y su equipo político. Llegó, al igual que su Presidente Piñera, diciendo que ellos eran eficientes y nos enseñarían cómo debía gobernarse. Pero ahora sabemos que los “eficientes” son ineptos. Ni siquiera se la han podido con concursos de fondos públicos, con larga experiencia de gestión pública. Hasta un programa computacional les ha quedado grande”, señaló en esa ocasión.