“Ya la tuvieron engrillada, ahora quieren quitársela; así no tendrá amamantamiento ni apego”

Hasta la Corte de Apelaciones de Concepción, llegará este miércoles por la mañana el senador Alejandro Navarro, a fin de presentar un recurso de amparo en favor de la comunera Mapuche Lorenza Cayuhan y su hija Sayen, de forma que no estén separadas durante los críticos primeros días tras el nacimiento de la pequeña.

El presidente de la Comisión de DDHH del Senado explicó que, “la instrucción de llevar a Lorenza a la cárcel de El Manzano, mientras su hija permanece internada en la UCI, se debe cambiar, ya que el apego es un derecho ineludible de la madre”.

“Y aunque Gendarmería ofrece traerla dos veces al día, es decir, con horarios definidos por ellos, no es suficiente, pues no son los tiempos del equipo médico; por tanto, es clave que Lorenza permanezca al lado de su hija el tiempo necesario mientras se recupera de un parto prematuro. Cualquier otra cosa es violatoria además de los derechos de la madre, de los derechos de la niña”, enfatizó.

Cabe destacar que Lorenza Cayuhan, en su condición de 32 semanas de gestación, fue trasladada desde Arauco, engrillada y esposada al Hospital Regional de Concepción; por la falta de camas no pudo ser atendida y gracias a un convenio con la clínica privada del Sanatorio Alemán, fue llevada hasta allí para la atención del parto”.

“Como ya lo hemos repetido”, agregó Navarro, “¿quién podría pensar que Lorenza se iba a escapar, embarazada, a punto de dar a luz, si ella misma se presentó voluntariamente a cumplir la pena?, pues en los informes médicos respecto al momento de la atención, se indica que ella estuvo engrillada durante todo el proceso de la cesárea, es decir, con sus dos pies esposados el uno al otro”.

De acuerdo al senador del Partido País, “en 1989 se realizó la Declaración Conjunta de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF, para la promoción, protección y apoyo a la lactancia materna, donde se estableció que no se debe separar al recién nacido de su madre al momento de nacer”.

“Más aun, se explica que cuando una mujer es violentada durante su gestación, parto y primeros años de crianza, el vínculo de apego se ve perjudicado y por lo tanto, la salud integral del niño que crece y de la madre. Todo corroborado por mucha evidencia científica” comentó Navarro.

“De esta manera”, prosiguió, “el derecho de la pequeña Sayen a tener acceso al mejor alimento, la leche materna, el que se encuentra en el hábitat del recién nacido, sea este prematuro o no, es sin duda fundamental; de otra forma, es constituyente de violencia obstétrica”.

El senador por la Región del Biobío explicó que, “el proceso de vinculación de apego, puede ser perturbado por cualquier intervención; la peor de todas ellas es el separar al recién nacido de su madre, pues en ese momento el bebé se desespera cerrándose el sistema de calma y seguridad para activar el sistema de defensa, lo que dispara una cantidad enorme de hormona del estrés, llamada cortisol”.

“En dicho momento”, adicionó, “el recién nacido siente que ha perdido a su madre, primera violencia a la que todo mamífero humano en los primeros años de vida suele ser sometido; ello provoca daño en la formación del hemisferio derecho y de otras estructuras cerebrales, como la amígdala”.

Para Navarro, “por ello es que en el caso de Lorenza, quien debió dar a luz por cesárea, un procedimiento que aumenta de 4 a 6 veces el riesgo de morir que en un parto normal, se espera que al menos se respete su dignidad, cuidándose su cuerpo y mente para que esté en las mejores condiciones para recibir a su hija luego de un procedimiento quirúrgico que no implicará reposo”.

“Pues lo más lógico es preguntarse como afectarán estos hechos en la vida futura de Sayen, cuyo nombre significa cariñosa mujer de gran corazón”, manifestó el congresista.

“Por ello es que vamos a solicitar a la justicia una investigación”, indicó, “así como un informe al Colegio Médico con respecto al Código de Ética, porque la verdad es que en el quirófano, en la sala clínica, los médicos tienen que imponer un criterio”.

“Yo espero también que con este caso termine este procedimiento de Gendarmería, algo establecido quizás hace mucho, pero que es claramente violatorio de los derechos fundamentales de la madre; por lo que la instrucción de llevar a Lorenza a la cárcel de El Manzano, mientras su hija permanece internada en la UCI, se debe cambiar, ya que el apego es un derecho ineludible de la madre”, finalizó el presidente de la Comisión de DDHH del Senado.