Hoy se cumple el segundo día de paro convocado por la ANEF en protesta a las negociaciones que sostienen con el gobierno por el reajuste del sector público.

El ministro de Hacienda Rodrigo Valdés se ha mantenido firme en su posición: El reajuste será solo de un 3%. Esto ha colmado la paciencia de los integrantes de la mesa del Sector Público, que piden un reajuste de mínimo un 7%. “La negociación tiene muchas variables, pero al menos esperamos un reajuste que contemple el costo de la vida y el crecimiento económico y que se entreguen bonos, ya que se tenían y el ministro los retiró”, dijo el presidente de la ANEF Raúl de la Puente a La Tercera.

Las reuniones se retomarán el próximo lunes 24, aunque la posición del Ejecutivo no pareciera estar dispuesto a variar ni en lo más mínimo.

¿Qué significa un reajuste del 3% para los trabajadores del sector público? En entrevista con El Desconcierto, el economista del Cenda Hugo Fazio desmenuza la propuesta del Ejecutivo: “En términos reales, el gobierno propone bajarle los sueldos a los trabajadores”, dice.

Esto debido a que la inflación al mes de septiembre es de un 3,1%. Es decir, el reajuste propuesto por Valdés es menor al aumento del costo de vida, por lo que en la práctica los sueldos, valdrían menos que antes. “Les juega a favor un hecho, que es que la inflación está bajando. Esa es una carta que van a sacar, porque el ajuste será a partir de diciembre y tenemos las cifras de inflación de septiembre, que estamos en 3,1%. El problema es que nunca lo vieron en función de lo que han perdido los trabajadores hasta ahora, siempre lo ven pensando en la inflación futura. Y como está en fase descendente, se aproximan los números, pero la cosa de fondo es que partieron reduciendo los sueldos de los trabajadores”, explica Fazio.