Foto de usuario de Flickr Martin

Marine Le Pen, conocida y eterna candidata a la presidencia francesa y líder del partido Frente Nacional, saludó al nuevo presidente de Estados Unidos con alegría.

“¡Felicitaciones! A Donald Trump y al pueblo americano – libre!”, escribió Le Pen en su cuenta de Twitter.

Minutos después, el secretario del partido, Florian Philippot, subió una foto de Le Pen en su Twitter con el siguiente mensaje: “Su mundo está colapsando, el nuestro se está construyendo“.

En esa misma línea, el padre de Le Pen (Jean-Marie), también histórico candidato y representante de la ultra derecha celebró la victoria: “Hoy es Estados Unidos, mañana Francia”, escribió.

Pero no fueron los únicos xenófobos-racistas-nacionalistas que se deleitaron con el triunfo del magnate.

Desde el interior de Estados Unidos, el ex líder y luminaria del Ku Klux Klan (sí, leyó bien), David Duke, celebró la victoria con un tuit donde aseguró que fue “una de las noches más emocionantes de mi vida”.

“Y no se equivoquen, nuestra gente jugó un rol muy importante en el triunfo de Trump. Tenemos la moral muy alta, 100%”, agregó, dejando en claro el trabajo de los ultra nacionalistas a favor del candidato, consignó The Independent. 

Otro personaje que reaccionó fue el holandés Geert Wilders, fundador del Partido por la Libertad que pretende erradicar el Islam de Europa entre otras locuras. Wilders, catalogó el triunfo como “una victoria histórica” en Twitter. “Es una revolución! Nosotros también le devolveremos nuestro país a los holandeses!”.