Luego de la muerte del histórico líder de la revolución cubana, el senador y presidente de la UDI, Hernán Larraín, se refirió a su figura: “Castro fomentó el odio y la subversión sin destino. La gestión de Castro es inesperable y dolorosa para la humanidad. Su legado se ve inviable porque ha dejado una tiranía familiar instalada en el gobierno de Cuba”. Luego agregó: “Cuba no tiene respeto a los derechos humanos”.

Larraín también comentó las declaraciones de la presidenta Michelle Bachelet, quien aseguró que Fidel era “un líder por la dignidad y la justicia social”.

“La dictadura en Cuba ha sido brutal, yo lamento en particular las expresiones de la Presidenta, que lo considera un líder de la dignidad, en circunstancias que por lo único que vale la pena destacarlo es por su brutal represión a los derechos de las personas, en forma sistemática y permanente”, dijo el timonel de la UDI.