Con la muerte del día de ayer del líder de la revolución cubana, Fidel Castro, la Democracia Cristiana chilena no tardó en plantear críticas a su figura.

Una de las primeras reacciones a la muerte del líder cubano fue la del senador Ignacio Walker, quien expresó a través de su Twitter: “La fuerza de Fidel Castro se impuso gracias a un régimen totalitario de partido único. La fuerza espiritual de Oswaldo Payá terminará por imponerse”.

Walker además agregó en conversación con El Mercurio: “Fidel Castro y Augusto Pinochet pertenecen a la misma camada de aquellos dictadores que pasarán a la historia por violar los derechos humanos”.

También emitió su opinión la ex ministra de Educación Mariana Aylwin, quien sostuvo: “Decir que en Cuba hay un derecho a la educación o la salud para todos no es suficiente para sostener que no se violan derechos humanos fundamentales”.

El senador Patricio Walker ya se había reunido en 2015 con la bloguera anticastrista Yoani Sánchez, y señaló que Fidel “luchó contra una dictadura, se la jugó por la independencia de Cuba, pero terminó siendo una dictadura que violó brutalmente los derechos humanos”.

Otro que se hizo parte del debate fue el intendente de Santiago y ex candidato presidencial Claudio Orrego, quien expresó: “Espero que muerte de Castro no detenga, sino acelere proceso de apertura y democratización de Cuba. El pueblo cubano merece respeto a sus derechos humanos”.

El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, restó importancia a los dichos de los demócrata cristianos: “Lo de siempre, no sé quienes dicen eso en la DC de contradecir la figura de Feidel Castro. Son tan pequeñas esas declaraciones, ante lo que está diciendo el mundo, el secretario general de la ONU, los Presidentes, de lo que va a trascender su figura. Los comentarios de esas personas quedan por el piso. No valen nada”.