Al parecer Donald Trump y sus políticas xenófobas no son tan mal vistas por algunos sectores como se creyó durante la campaña presidencial.

Al menos eso queda claro con la nueva arremetida de Chile Vamos contra la inmigración en el país a la que se sumó este martes, con un agresivo discurso, Sebastián Piñera.

El multimillonario y pre candidato presidencial de la derecha, estableció la línea que pretende seguir de ser elegido como presidente.

Con temibles similitudes con Trump, dijo que “Chile debe cerrar absolutamente sus fronteras al narcotráfico, a la delincuencia, al contrabando, al crimen organizado y también a la inmigración ilegal”.

En esa línea agregó que las deportaciones serán una herramienta clave. “Una de las innovaciones y mejorías que la nueva ley debe incorporar es facilitar la expulsión de aquellos migrantes que cometen delitos graves en nuestro país“, dijo en diálogo con La Tercera.

“Nuestro país en el norte tiene frontera con Argentina, Bolivia y Perú y recordemos que Bolivia y Perú están entre los países de mayor producción de drogas en el mundo, en esto no puede haber ninguna ingenuidad, ni ninguna debilidad”, agregó en un no muy diplomático mensaje a los países vecinos.

“Lo importante es que los chilenos tenemos que tener meridianamente claro que es muy ingenuo y estúpido tener una política de migración que termina importando males como la delincuencia, el narcotráfico, el crimen organizado”, agregó.

“Muchas de las bandas de delincuentes que hay en Chile, como las que clonan tarjetas, son de extranjeros. Esto es particularmente grave en aquellas regiones donde la inmigración representa un gran porcentaje de la población”, comentó.